1/4/09

Santiago Niño Becerra y la cumbre del G20 en Londres

Fuente: Extracto del artículo del autor ayer martes en La Carta de la Bolsa

(...) En Londres, pasado mañana, la cumbre del G-20. Lo más interesante va a ser la hiperpresión que USA va a ejercer sobre el resto de países para que metan más pasta pública en sus economías a fin de ¿curar?, ¿ayudar?, ¿reactivar?, ¿salvar? una situación que no tiene arreglo: se piensa que sí, que el milagro es posible: a más dinero inyectado más días se van a ganar, la pregunta es, ¿para qué?.

Y claro, uno se pregunta cosas, ¿por qué es la economía USA la más interesada en que se dedique más fondos públicos a la tarea de salvamento?, pues porque, en términos relativos, la de USA es la economía más entrampada, más problematizada, una de las que más va a sufrir con esta crisis sistémica y en este cambio sistémico, por eso ya le da lo mismo. (Por cierto, ¿vieron la foto de los banqueros a la puerta de la Casa Blanca esperando para una reunión con el Presidente USA?: ¡hasta en eso se está repitiendo el esquema!: las famosas reuniones de Hoover).

USA se ha pasado 60 años marcando el ritmo financiero, monetario y económico del planeta. El resto del mundo ha aceptado lo que USA decía, ha financiado sus déficits, ha sostenido sus tinglados internos y externos, a cambio de que USA se comiera los excedentes que el resto del mundo generaba, aceptando un dólar que cada vez valía menos. Bien, se acabó: el esquema se ha agotado; el problema para USA es que ese esquema es SU esquema, es SU modo de hacer las cosas, la economía USA ha sido la protagonista de este período sistémico, y no tiene recambio.

USA va a hacer lo que sea para aguantar un mes más, una semana más: no tiene otra opción, el problema, claro es que en este mundo postglobal todo el mundo arrastrará al resto en su caída. Ahora toca eso, independientemente de que USA consiga ganar unos cuantos días más. No pierdan de vista la cumbre, y atiendan bien lo que diga -o no diga- Mr. Gordon Brown.

La cumbre del G – 20 del día 2, se ha comparado con la de Bretton Woods de 1944; pienso que no se parecen en nada. Por un lado, entonces se sabía qué se quería, por lo que se sabía qué se tenía que hacer, ahora no; por otro, y esto es consecuencia de lo anterior, entonces ya se había sobrepasado la crisis sistémica, ahora, en cambio, la crisis ni siquiera ha empezado. El día 2 de Abril, en Londres, se apuntarán tendencias, pero pienso que nada más porque nada más es hoy posible.


Fuente: Extracto del artículo del autor ayer martes en La Carta de la Bolsa

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, no hagas comentarios insultantes o injuriosos, ni difames o acuses de faltas o delitos no probados

Cristóbal Cervantes
espiritualidadypolitica@gmail.com