24/3/09

Cumbre del G20 de Londres: Última oportunidad antes de la desarticulación política global

Carta abierta a los líderes del G20, publicada en el edición internacional del Financial Times de 24/03/2009

Señoras y Señores,

Su próxima cumbre tendrá lugar en algunos días en Londres pero no estamos seguros si ustedes tienen un semestre para impedir que el mundo se sumerja en una crisis que tomará al menos una década en resolverse, acompañada de una serie de tragedias y convulsiones. Consiguientemente esta carta abierta del LEAP/2020, quién percibió el advenimiento de la « crisis sistémica global » ya hace tres años, intenta explicar brevemente por qué ocurrió y cómo limitar un daño adicional.

Si bien ustedes comenzaron a sospechar que se iniciaba una crisis de magnitud hace menos de un año, el LEAP/E2020, en el segundo número de su « Global Europe Anticipation Bulletin » (GEAB N°2), previó que el mundo estaba a punto de entrar en la « fase de inicio » de una crisis de proporciones históricas. Desde entonces, mes tras mes, el LEAP/E2020 ha continuado elaborando pronósticos muy exactos del desarrollo de esta crisis con la que el mundo está ahora bregando espiadadamente. Por esta razón, nos sentimos con derecho a escribirles esta carta abierta que esperamos les ayude en las decisiones que tendrán que tomar en pocos días.

Esta crisis se está poniendo cada vez más peligrosa. Recientemente, en la 32va. edición de su Boletín, el LEAP/E2020 planteó una alarma respecto a ustedes, los líderes del G20. Si, cuando se reúnan en Londres el próximo 2 de abril, no fueran capaces de adoptar un conjunto de decisiones audaces e innovadoras, enfocadas en las cuestiones esenciales y los problemas, y ponerlas en acción en el verano boreal de 2009, la crisis conllevará una « desarticulación geopolítica generalizada » hacia fines de año, que afectará tanto al sistema internacional como a la estructura misma de las grandes organizaciones políticas como Estados Unidos, Rusia, China o la Unión Europea. Toda oportunidad para que controlen el destino de los 6 mil millones habitantes del mundo habrá desaparecido para ese entonces.

Su decisión: una crisis de 3 a 5 años o una crisis de por lo menos una década

Hasta ahora ustedes simplemente se han preocupado por los síntomas y por los efectos secundarios de esta crisis porque, desafortunadamente, nada los preparó para enfrentar una crisis de tal dimensión histórica. Creyeron que agregar más aceite al motor global sería suficiente, desconociendo el hecho de que el motor se había fundido, sin posibilidad de reparación. A decir verdad, deben construir un nuevo motor, y el tiempo se está agotando, mientras el sistema internacional se deteriora, mes a mes, cada vez más.

En el caso de una crisis muy importante, uno debe llegar al meollo de la cuestión. La única alternativa es emprender un conjunto de cambios drásticos, y así acortar enormemente la duración de la crisis y disminuir su trágico resultado o, en caso contrario, negarse a hacer cualquier cambio en un intento de salvar lo que queda del sistema actual prolongando la duración de la crisis e incrementando todas las consecuencias negativas. En Londres, el próximo 2 de abril, podrán preparar el terreno para solucionar la crisis de una manera ordenada en 3 a 5 años, o arrastrar al mundo a una década terrible.

Nos contentarnos con dar tres recomendaciones que consideramos estratégicas en el sentido de que, según el LEAP/E2020, en caso de que no se hayan comenzado a implementarlas este verano la desarticulación geopolítica mundial se volverá inevitable a partir de fines de este año.

LAS TRES RECOMENDACIONES ESTRATEGICAS DEL LEAP

1. ¡La clave de la solución de la crisis estriba en crear una nueva moneda de reserva internacional!


La primera recomendación es una idea muy simple: reformar el sistema monetario internacional heredado de la “Segunda Guerra Mundial” y crear una nueva moneda de reserva internacional. El dólar y la economía estadounidense no son ya capaces de respaldar el actual orden económico, financiero y monetario mundial. Mientras este problema estratégico no sea abordado y resuelto, la crisis se agravará. Efectivamente está en el meollo de las crisis de productos financieros, bancos, precios de energía.... y de sus consecuencias en cuanto a desempleo masivo y al colapso de los niveles de vida. Es por lo tanto de una importancia esencial que esta cuestión sea el tema principal de la cumbre del G20 de Londres, y que se den los primeros pasos hacia una solución. De hecho, la solución a este problema es bien conocida, se trata de la creación de una moneda de reserva internacional (que podría llamarse el « Global ») sobre la base de una cesta de divisas de las principales economías mundiales, es decir, Dólar estadounidense, Euro, Yen, yuan, Khaleeji (moneda común de los productores de petróleo del Golfo, que se lanza en enero de 2010), Rublo, Real..., dirigido por un «Instituto Monetario Mundial», cuyo Consejo Administrativo refleje la importancia relativa de cada una de las economías cuyas monedas compongan el « Global ». Deben pedirle al FMI y a los bancos centrales competentes que preparen este plan para Junio de 2009, con una fecha de puesta en marcha a partir del 1º de enero de 2010. Este es el único camino para recuperar algún control de los acontecimientos actualmente desatados y al mismo tiempo lograr la gestión global compartida sobre la base de una moneda común situada en el centro de la actividad económica y financiera.

De acuerdo con el LEAP/E2020, si esta alternativa al sistema actualmente en colapso no ha sido puesta en marcha durante este verano, probando que hay otra opción a la de « cada uno por sí mismo », el sistema internacional de hoy no lo sobrevivirá.

Si algunos de los estados del G20 piensan que es mejor mantener los privilegios del « de status quo » tanto como sea posible, deben meditar sobre el hecho que, si hoy todavía pueden influir significativamente en la futura conformación de este nuevo sistema monetario mundial, en cuanto la fase de desarticulación geopolítica mundial haya empezado perderán toda capacidad de hacerlo.

2. ¡Implementar los sistemas de control bancarios lo antes posible!

La segunda recomendación ya ha sido mencionada muchas veces en los debates preliminares a su próxima Cumbre. Debe, consiguientemente, ser fácil de adoptar. Se refiere a crear un sistema de control bancario a escala mundial, antes del final del año, que elimine todos los « agujeros negros » del sistema. Sus expertos ya sugirieron varias posibilidades. Decídanse ya: ¡nacionalizar las instituciones financieras tan pronto como sea necesario! Es la única manera prevenir un nuevo episodio de enorme endeudamiento por ellas (es la clase de episodio que contribuyó de manera significativa a la crisis actual), y muestren al público en general que tienen cierta credibilidad para hacer frente a los banqueros.

3. ¡Hacer que el FMI evalúe los sistemas financieros estadounidense, británico y suizo!

La tercera recomendación se relaciona con un asunto políticamente delicado, que no puede ignorarse. Es esencial que, no más allá que julio de este año, el FMI presente una evaluación independiente de los tres sistemas financieros nacionales al G20 durante la crisis financiera actual: el estadounidense, el británico y el suizo. Ninguna recomendación sustentable podrá implementarse eficientemente mientras no se sepa claramente el daño causado por la crisis dentro de estos tres pilares del sistema financiero mundial. No es el momento de ser gentil con los países ubicados en el centro del presente caos financiero.

¡Escriban una declaración simple y breve!

Por último, por favor, permítannos recordarles que su tarea es restituir la confianza a 6 mil millones personas y a millones de organizaciones públicas y privadas. Consiguientemente no se olviden de escribir una breve declaración - no más de 2 páginas, presentando un máximo de 3 a 4 ideas claves que los no expertos pueden leer y comprender. Si no lo hacen así, nadie leerá lo que tiene que decir, aparte de un pequeño círculo de especialistas, amen de no revivir la confianza general del público, la crisis indefectiblemente empeorará.

Si esta carta abierta los ayuda a sentir que la historia juzgará el éxito o el fracaso de esta Cumbre, entonces, habrá sido útil. Según el LEAP/E2020, sus ciudadanías no esperarán más de un año para juzgarlos. ¡Esta vez, al menos, no podrán decir que nadie se los advirtió!

Franck Biancheri
Director de estudios del LEAP/E2020
Presidente de Newropeans

Fuente: LEAP/E2020

3 comentarios:

  1. EL DERRUMBE DEL CAPITALISMO.

    El mundo entero asiste al derrumbe del Capitalismo como fuerza económica, productiva y de relaciones sociales. La promoción de un evento especulativo de mercados de capitales, que parecía meramente una oportunidad para que los analistas económicos obtuvieran pingües ganancias, en un medio capitalista como lo eran los EE.UU., y que no midió el alcance macroeconómico que ello podría tener en el resto de las economías del mundo, terminó por salirse de las manos y generar la catástrofe económica, social y política que se esta viviendo ahora. Y es importante tomar en cuanta los problemas de gobernabilidad que se están generando y que se van a generar en todo el mundo por los retrocesos en el desarrollo económico y social de los que parecían ser países mas avanzados socialmente, en sus niveles de vida. Ni que decir lo que corresponderá a los países emergentes y subdesarrollados en general, la mayoría dependientes de de los otros que tradicionalmente se encontraban mejor, especialmente nuestra querida América Latina.

    Es importante detenernos por unos momentos a comprender la causa real de este debacle, que es originado en un juego oportunista y hasta simplista de algunos economistas irresponsables de la banca norteamericana y europea. ( A propósito, ya es hora que se fijen responsabilidades globales a quienes manejan los procesos de análisis económico). Lo que pudo haber sido calculado como un recurso de crecimiento de capitales mediante la promoción de la vivienda como motor de desarrollo económico-capitalista sostenible, en USA, termino llevando a una catástrofe cuya cuantificación solo será posible dentro de algunos años, cuando este desastre termine de asentarse en todas las dimensiones de su alcance.

    Es que no solo se trata del daño causado a la sociedad y naciones en general, sino también del retroceso de la calidad de vida que esta civilización había podido acumular. El Neo-liberalismo como expresión política superior del Capitalismo mismo, contiene el secreto de lo que está pasando. Bien es cierto que la acumulación de capitales en manos de unos pocos, en algunas naciones especialmente, exigía la búsqueda de nuevos campos de explotación de los mismos, que no fuera ya el consumo meramente de productos industriales, lo que llevó a que se planteara una ideología que permitía considerar las naciones como bienes de consumo y de mercado macro-económico, y las necesidades básicas naturales de supervivencia, de los grupos humanos que las habitan, como productos de consumo y mercado micro-económicos, en una escala que suponía la sola concentración de intereses en manos de unos privilegiados, creídos estar dotados de una super-conciencia, sustraídos a toda otra realidad humana y natural, con apropiación de los servicios públicos básicos de agua, y energía en sus distintas formas de consumo, y los sociales como la educación, la salud y la seguridad social de la cesantía, las comunicaciones y muchas áreas más.

    Ésto, aunado a los intereses mercantilistas de los gobiernos de turno que veían en el libre mercado la tabla de salvación para sus promesas electoreras en cuanto al empleo y la producción interna, fueron la causa política de este meollo. Esto fue lo que originó la venta de los intereses estatales de las naciones bajo gobiernos capitalistas, al mejor postor, o a los grupos de intereses ante los nacionales dominantes, y de gobierno, lo mismo que la atomización de las economías internas en torno a promesas comerciales de mercados potenciales, dando paso a la destrucción de los proyectos de carácter nacionales y creando la visión errada que solo el comercio de mercancías elaboradas era suficiente paliativo para los fenómenos sociales de la desocupación y la manutención de los pueblos mismos. No en balde en esta era Neo-liberal la mayoría de posiciones determinantes en la acción política fueron ocupadas por dirigentes de los gremios de comercio, de las distintas naciones.

    Tratados de libre comercio vienen, tratados de libre comercio van, pero como cosa curiosa el grueso de la producción mundial concentrándose, en unos pocos productores que originalmente aparecían como enemigos ideológicos o antagónicos culturales a los occidentales mismos, como el caso de China, India, Corea y Japón especialmente. Pero a los capitalistas neo-liberales, sin interesarles las posibles consecuencias a futuro de sus acciones, en un afán meramente de hacer riqueza, condenaron las industrias locales (nacionales) a un deterioro y abandono, haciendo las economías nacionales totalmente dependientes de los mercachifles de turno, propiciando el des-autoabastecimeinto, el sometimiento de los intereses industriales a proyectos de dependencia mercantilista meramente y olvidando por completo la razón de ser Nacionales y de Estado, en cuanto al cuidado y desarrollo de sus ciudadanos mismos. Básicamente en estas premisas se sienta el desastre que estamos viviendo.

    La falta de previsión a futuro por la carencia de un análisis con carácter humanista en la lineación de políticas macro-económicas, en un absoluto desprecio por la condición humana, y en una actitud prepotente hacia el capital únicamente, es por ésto que algo que en su momento se constituía en un mero juego capitalista de tipo cíclico, se torno en un desastre de las magnitudes evidentes.

    Ahora más que nunca se requiere un replanteamiento de las relaciones económicas y sociales, especialmente en el carácter de “globalización” de la economía, que estamos viviendo, y en general de todos procesos de relación internacionales y mundiales. Ninguna nación ni ideología puede seguir apropiándose de los derechos humanos que le competen a la humanidad misma, aunque suene a redundancia. Y es que la necesidad de replantear un “Nuevo Orden Económico Mundial” sobre la base de un análisis objetivo a las circunstancias sociales, políticas y económicas reales de cada nación, y de cada región continental que las agrupa, debe ser el objetivo de cualquier proceso macro-económico que se pretenda implementar. Solamente respetando y poniendo de presente los objetivos de desarrollo humano en general, de los pueblos y naciones mismas, podrá reiniciarse una dinámica ordenada, coherente y sostenible a largo plazo.

    Todos los intereses representados en los organismos multilaterales regionales y mundiales, como los del BID, y cuya asamblea anual se realizara en Colombia ahora, debe clarificar políticas verdaderamente de ayuda al desarrollo social sostenible, y no a la promulgación de procesos tendientes a implementar sistemas ideológicos de corte capitalista, oportunistas y mediáticos, en la perspectiva siempre que DEMOCRACIA es todo lo que deje hacer al CAPITALISMO lo que se le antoje. Por eso esta reunión que se inicia en la ciudad de Medellín, debe complementar la próxima del grupo G-20, prevista para abril, y de las que deben generarse acciones consecuentes a construir procesos de relaciones económicas y sociales equilibradas y donde el desarrollo humano global sea el motor que de impulso a dichos procesos de relación y no la renta de capital por el capital, a costa de los derechos humanos de los pueblos y naciones que son los afectadas por estas crisis, con claro origen, y hasta a quienes, en un acto de Justicia, las naciones pobres y dependientes que quiebran sus economías (entiéndase crecimiento “cero” y menos) podrían demandar y encontrar resarcimiento a los daños causados, -mínimamente en la condonación de sus deudas-, ocasionados en la venta e imposición de ilusiones capitalistas.

    Que el conocimiento de las causas y las consecuencias de los actos que los humanos causemos, sea el verdadero centro de cualquier accionar político y económico, y no el culto mediático al capital y a quienes lo representan, y que este conocimiento sea el espíritu que anime a los futuros participantes y concurrentes a cualquier reunión multilateral y de orden global, para permitir una integración solida, y libre a futuro de la repetición de desastres como el presente, desastres nacidos de la ambición de unos pocos y con la consecuencia mayor a toda la humanidad.


    Cordialmente les invito a conocer el Mapa Antropomórfico del Conocimiento Trascendente en www.uctrascendente.es.tl

    ResponderEliminar
  2. Se está notando bien el cambio, se está notando...

    ResponderEliminar
  3. Estimado Jaime, muchas gracias por su extenso e interesante comentario,

    Acuarius, gracias por tu entusiasmo,

    un saludo de Cristóbal

    ResponderEliminar

Por favor, no hagas comentarios insultantes o injuriosos, ni difames o acuses de faltas o delitos no probados

Cristóbal Cervantes
espiritualidadypolitica@gmail.com