31/5/07

Leonardo Boff: "Soy un gitano teológico"


Tengo 68 años: siento el peso de la edad, pero también el equilibrio y la serenidad de haber vivido. Nací en Brasil y veo morir con dolor a la Amazonia y sus hijos. Dejé el sacerdocio porque el Vaticano me exigió no humildad, que es virtud, sino humillación, que es pecado. Me queda la palabra. Colaboro con la Fundación Alfonso Comín

- Padre Boff...

- No me llame padre, que al Vaticano no le gusta.

- ¿Cómo quiere que le llame?

- Como quiera. Yo soy el mismo: cambié de trinchera para seguir la misma batalla. Dejé el ministerio, pero seguí como teólogo y nunca más he vuelto a tener problemas con el Vaticano.

- Resúmame su vida en tres escenas.

- Nací en Brasil, estudié teología en el seminario y me hice franciscano. Fui a Alemania a estudiar teología y volví a la Amazonia...

- ¿Le sirvió allí la teología crítica alemana?

- Ahora imaginemos la primera escena: estamos en Manaos, la capital de la Amazonia, explico a un corro de cristianos y sacerdotes a "Jesús en la visión crítica de la ciencia" y veo en sus ojos que no entienden nada.

-...

- Uno me pregunta: "¿Cómo voy a anunciar a ese Jesús a los indígenas que mueren en las tierras de los latifundistas porque las deforestan y acaban con ellos y todo su mundo?".

- ¿?

- Así me doy cuenta de que debo ser humilde y aceptar que debo reinventar la teología desde ellos. En la siguiente escena estoy en Roma, sentado en la misma silla donde estuvieron Galileo Galilei y Giordano Bruno...

- La de las causas de la Inquisición.

-... Allí el entonces cardenal Ratzinger me procesa y allí siento muy hondo la dureza vaticana y su falta de corazón.

-...

- Tercera escena: estamos en la Eco 92 de Río de Janeiro y salgo de un diálogo con el Dalai Lama. Se me acerca un cardenal de la curia romana y me reprueba: "No has aprendido nada del silencio necesario..."

-...

- "... Te damos a elegir: Filipinas o Corea".

- ¿Se negó usted a ir?

- Obedecí, pero le pregunté al cardenal si allí podría seguir hablando, escribiendo, enseñando... Respondió: "No podrás, porque te ordenamos estar en silencio en un convento".

- Y entonces usted se negó a obedecer.

- Porque ya no se trataba de humildad, que es una virtud, sino de humillación, que es un pecado. Un teólogo sólo tiene la palabra para seguir vivo, y negarse a usarla es morir. Así que abandoné el sacerdocio.

- Mantiene usted un ministerio universal.

- Soy un gitano teológico, pero convencido de seguir defendiendo mi fe, que no es la única verdad. Y en eso disiento de Roma.

- La verdad, dicen allí, es una: la suya.

- El Vaticano sostiene que sin la Iglesia no hay salvación, y eso es una arrogancia medieval: el espíritu de Dios está en todas partes y Dios mirando a la humanidad ve a todos sus hijos; no sólo mira al Vaticano.

- Para Roma, eso es relativismo moral.

- Roma tiene miedo del presente; de la diversidad: tiene miedo de la modernidad y del futuro. Cuando si aceptara que la centralidad no es la Iglesia sino la humanidad entera, podría realmente salvar el mundo.

- ¿Cómo?

- Superando el choque de culturas que causa el terrorismo y los fundamentalismos. Tendríamos que aceptar que ninguna Iglesia es portadora de la única verdad, sólo así podríamos lograr la paz duradera.

- Todos tenemos algo de verdad, pero nadie la tiene toda.

- Antonio Machado lo explica bien: "No me des tu verdad; busquemos juntos la verdad y la tuya y la mía nos la guardamos".

- Si la verdad es única, siempre va armada.

- Occidente con su pretensión de imponer la suya, que cree única, ha llevado la guerra y la explotación a muchos lugares y el sistema que ha impuesto amenaza ahora con devastar el planeta, hogar de la humanidad.

- La Amazonia corre peligro.

- El planeta está en peligro. Recuerde que hombre viene de humus:tierra. Somos la Tierra y si la destruimos tampoco nosotros sobreviviremos: el Papa ahora en Brasil debería haberse pronunciado por la Tierra.

- Ése es el mensaje de san Francisco.

- Por eso sigo siendo franciscano. Francisco está más vivo que nosotros, aunque hace 800 años que nació.

- Es el santo ecologista.

- Francisco abrazó a todos los seres de la Tierra con emoción sincera. Es el santo del diálogo con todos, empezando por el Hermano Lobo, entonces azote de los hombres...

- Y hoy especie en extinción, pobrecito.

- Francisco supo ver la comunidad de los seres vivientes y su unión inseparable entre todos y con la Tierra. No hay felicidad posible si nos explotamos los humanos y a otras especies. Adán viene de Adana, tierra buena.

- Pero: "Repoblad la Tierra y sometedla".

- Ese sometedla se ha traducido mal, en el original bíblico se refiere a cuidadla,en el sentido de cuidar una herencia. Tratamos a la Tierra como si fuera una mina de la que sacar todas las riquezas y después abandonarla y olvidarla. Y la Tierra somos nosotros.

- ¿Su mensaje para la rica España?

- Recuerden que ustedes fueron pobres y hoy son del 20 por ciento de la humanidad que se apropia del 80 por ciento de las riquezas del planeta, que debería ser de todos.

- ¿Qué hacer?

- Transformemos con la paz y la palabra este sistema que explota a nuestra Tierra y hace que nos explotemos entre nosotros.

- ¿Cómo?

- Transformémonos nosotros mismos; tomemos conciencia y empujemos a nuestros gobernantes con nuestra presión y nuestros votos y razones para evitar el sufrimiento y la explotación al resto de los hombres y de las especies. Si no lo hacemos, por mucho que tengamos, no tendremos nada.


TEODIVERSIDAD

Escucho en Boff a un hombre sabio y bueno, porque en él se siente la bondad y, si el otro gran teólogo mal visto en Roma, Hans Küng, habló aquí desde la inteligencia bondadosa, Boff se dirige ahora al corazón desde la bondad inteligente. Su discurso - moderno por franciscano- sobre la biodiversidad amenazada y la teodiversidad necesaria para evitar el choque de civilizaciones es humilde, sincero, sentido y necesario. Boff, más que separado del ministerio, se siente liberado de la imposición de defender lo indefendible y se entrega a su fe como teólogo libre: ninguna Iglesia es dueña de la única verdad; todas las religiones tienen algo de la verdad y ninguna la tiene toda. Así que es una idiotez matar y matarse por imponer la nuestra.


Fuente: Entrevista de Lluís Amiguet en La Vanguardía del 31/05/2007

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, no hagas comentarios insultantes o injuriosos, ni difames o acuses de faltas o delitos no probados

Cristóbal Cervantes
espiritualidadypolitica@gmail.com