12/6/10

Un cuento sobre la crisis

Había una vez una persona a la que hasta el año 2007 las cosas le iban muy bien económicamente. Ganaba mucho dinero que gastaba consumiendo sin control y además había comprometido una parte importante de sus ingresos futuros con un préstamo a largo plazo. Conducía un lujoso automóvil y se iba de vacaciones a lugares exóticos, tenía caprichos caros y cambiaba de teléfono móvil cada pocos meses.

Pero a partir de ese año las cosas empezaron a cambiar. Sus ingresos, que pensaba que iban a aumentar siempre, comenzaron a disminuir. Había aparecido la crisis, pero se negó a aceptar la situación y decidió que sería una crisis temporal, que a él no le afectaría, y que pronto volveríamos a lo de antes. Por eso no creyó necesario reducir su nivel de vida. Para mantener su ritmo de gasto comenzó a pedir pequeños préstamos al banco, aumentando así su deuda total.

Sus amigos y familiares le advertían de que no podía seguir así, que tenía que reducir sus gastos o aumentar sus ingresos, pero no podía continuar endeudándose eternamente. A pesar de eso siguió igual hasta que un día fue al banco a pedir un pequeño crédito y le preguntaron por primera vez si estaba seguro de que iba a poder devolverlo. Le negaron el crédito hasta que hiciera su deuda sostenible y se le vino el mundo abajo. Ya no podía seguir negando la crisis, le estaba afectando de lleno, y comenzó su ira.

Necesitaba echarle la culpa a alguien de su situación, y no pensó en ningún momento que él mimso pudiera tener algo de responsabilidad. Algunos le echaban la culpa a los políticos, los sindicatos, etc, pero él decidió que la culpa era de los bancos por no darle más créditos y los acusó de especuladores y mafiosos, algo que no había pensado cuando le daban los préstamos que pedía. Pero pronto se dio cuenta de que así no resolvía su situación. Comenzó entonces a negociar una salida.

Intentó negociar con el banco, pero no cedieron, pidió ayuda a amigos y familiares, pero todos estaban también en mala situación económica. No tardó en darse cuenta de que no tenía salida, y le entró la depresión.

Estaba acabado, debía al banco más de lo que podía pagarle, le iban a embargar, ya se veía en la calle, sin nada, hasta que decidió que no podía seguir así, que las cosas ya nunca más iban a ser como antes, que tenía que adaptarse a la nueva situación y cambiar todo lo que hubiera que cambiar en su vida. Lo primero que decidió fue tirar la tarjeta de crédito y no pedir nunca más un préstamo al banco, la segunda decisión fue buscar una salida colectiva, él solo no podía hacer frente a su situación, que era la de muchos.

Comenzó haciendo una lista de sus gastos para adaptarlos a sus ingresos, eliminó todos los gastos innecesarios, y aumentó además la eficiencia de sus gastos, creó una cooperativa de consumo con sus vecinos y consiguió disminuir aún más sus gastos. La cooperativa le ofrecía también la posibilidad de utilizar un huerto comunitario y una fuente de energía limpia y barata.

Su vida había cambiado, tenía garantizado lo necesario y se sentía más feliz con menos, la vida ahora era más colectiva y menos individualista, cooperaba en lugar de competir, lo inmaterial como la felicidad, el amor, la libertad, la creatividad, tenía ahora importancia que antes. Había cambiado su sistema de creencias, su escala de valores, en realidad, para él había cambiado el mundo, su mundo.

¿Fin del cuento?

11 comentarios:

  1. El principio..., muy bonito. Así se cambia el mundo, cambiando el de uno mismo y sirviendo como ejemplo. Fuerza Gaia!

    ResponderEliminar
  2. Exacto, ese es el principio del cuento, lo bueno viene después :-)

    ResponderEliminar
  3. Info sobre cooperativas de consumo? En lo personal no tengo huerto, vivo en un piso, y la gente que conozco usa el suyo para su propio consumo. Pero se podría proponer...

    ResponderEliminar
  4. Este cuento no es para tomárselo al pie de la letra, es una metáfora, no lo he escrito de forma racional sino intuitiva, lo que ha surgido, pero en el tema concreto de cooperativas de consumo, creo que es algo que va a aumentar considerablemente, es una respuesta colectiva a la crisis, y las respuestas colectivas son las que tienen futuro, hay enlaces interesantes sobre el tema en Wikipedia:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Cooperativa_de_consumidores_y_usuarios

    ResponderEliminar
  5. Gracias por el enlace,
    pero opino como César: envidiable tu optimismo, Cristóbal... (en esto te pareces a Colón).

    ResponderEliminar
  6. Pues la verdad es que no me considero optimista, ni pesimista, la vida es como es, no como creemos que es o queremos que sea, lo que sí es cierto es que tengo un fuerte sentimiento de pertenencia y unidad con algo mucho más grande y profundo que yo mismo, y ese algo me conecta con toda la humanidad y todo el universo, por eso estoy convencido que todo es uno, y que cualquier pequeño cambio influye positivamente en el conjunto, más que optimismo yo lo llamaría esperanza, vale decir fe, y creo que en estos momentos las personas sensibles y conscientes tienen que tomar el protagonismo, la gente necesita esperanza y no podemos venirnos abajo ahora, tenemos una responsabilidad, hay que ser luz en estos momentos de oscuridad,

    un abrazo fraterno

    ResponderEliminar
  7. esa es una de las principales causas de nuestra crisis economica, pero tambien es cierto los banquerosos usureros, mafiosos, etc, saludos .

    ResponderEliminar
  8. La solución pasa por cada uno de nosotros y por lo que estamos dispuestos a hacer. La renuncia a los bienes que no necesitamos es un buen principio, el comprender que todos estamos juntos en esto es lo que debe llevarnos a continuar la historia.

    ResponderEliminar
  9. Cristóbal! Éste sí que se puede complementar con el último que he escrito!
    Parece que cuando uno hace el esfuerzo de imaginarse todo esto en un futuro, casi nos reímos de los complicado que lo vemos ahora.

    http://cartasaunhijoinnato.wordpress.com/2010/06/16/cap-1-todos-expertos-–respuesta-del-futuro–/

    Aún está un poco verde, tengo que mejorar alguna información e incluir más fotografías.

    ¡Espero tu respuesta!

    cartasaunhijoinnato.wordpress.com

    ResponderEliminar
  10. Mientras a los jubilados les han congelado la pensión la nueva cortina de humo del gobierno se va extendiendo. Te pongo una versión no oficial, posiblemente no salga en la tv, la otra sí.

    http://www.youtube.com/watch?v=bmR_zmjYYs0


    Es una versión del vídeo de los actores sobre las víctimas del franquismo y de los republicanos (tuvieron nuestros padres o abuelos un millón de muertos, hace 70años).

    JUNTOS PODEMOS lograr que esta versión llegue más lejos que la del odio. José Luis R Zapatero menos cortinas de humo (HOY tenemos casi 5 millones )
    QUITA EL SONIDO Y LEE ahora sí, ahora ya no hay bandos ya no hay sentimiento de odio .

    Pásalo por la paz. HOY NO HAY GUERRA YA NO HAY BANDOS.

    Por favor, disolver la cortina de humo, darle difusión en los blog, en tus emails etc. Gracias

    ResponderEliminar

Por favor, no hagas comentarios insultantes o injuriosos, ni difames o acuses de faltas o delitos no probados

Cristóbal Cervantes
espiritualidadypolitica@gmail.com