9/3/09

La absurda salvación por el consumo, por José Manuel Naredo

En los últimos tiempos se viene afirmando que la “salida de la crisis” exige un relanzamiento masivo del consumo. Siguiendo este objetivo se han hecho insistentes llamadas y se han aplicado medidas para conseguirlo. Sin embargo, este empeño de relanzar el consumo hace aflorar las inconsistencias propias de los enfoques habituales.

En primer lugar subraya errores de diagnóstico. No me cansaré de insistir en que la crisis actual no procede de una debilidad del consumo, sino del pinchazo de una enorme burbuja inmobiliario-financiera, siendo la caída del consumo la consecuencia última de este pinchazo. Al igual que las revalorizaciones patrimoniales incentivaron el consumo durante el auge a través del llamado “efecto riqueza”, ahora lo deprimen durante el declive. Pues mientras la caída de las cotizaciones bursátiles e inmobiliarias ha recortado la riqueza de los hogares, su endeudamiento permanece y sus obligaciones de pago se hacen más gravosas con la reducción de la actividad económica y el aumento del paro.

Cuando la tasa de endeudamiento de los hogares españoles respecto a su renta disponible supera a la de los principales países de nuestro entorno y sus salarios y pensiones son muy inferiores, resulta absurdo apelar al voluntarismo consumista para “salir de la crisis”. La magnitud del efecto depresivo antes apuntado sobre el consumo deja pequeñas las medidas de apoyo hasta hora practicadas. Por ejemplo, la deprimida economía de los hogares ha engullido sin resultados visibles los 400 euros regalados por Zapatero o los entre 600 y 1.200 dólares regalados por Bush a los contribuyentes en 2008.

Pero más absurdo resulta que, tras tanto predicar que es la “soberanía del consumidor” la que guía el funcionamiento de la máquina económica hacia la utilidad y el bienestar de la gente, ahora se quiera forzar a ese consumidor supuestamente soberano a que se sacrifique consumiendo para que el pulso de la coyuntura económica no decaiga. De pronto se evidencia que el consumidor, lejos de ser el rey a cuyo servicio se encuentra la máquina económica, es un componente más en sus engranajes al que se le pide que colabore estirando su precaria economía para que el ritmo ciego de acumulación de capital no decaiga, dejando claro que es el lucro y no el consumidor la verdadera meta del sistema.

El mensaje consumista se adereza a veces con metas altruistas. Se dice que qué va a ser de los trabajadores del automóvil si no seguimos comprando nuevos coches, aunque ya no quepan casi en las calles; qué va a ser de los inmigrantes que trabajaban en la construcción si no seguimos comprando viviendas, aunque España sea ya el país con más viviendas per cápita de toda Europa y estén en buena parte vacías… Todo esto muestra la naturaleza perversa del sistema ya ideado por Adam Smith en La riqueza de las naciones (1776). Pues cuando señala las ventajas de la división del trabajo en una fábrica de alfileres, se congratula del considerable aumento en la producción que puede lograrse, en vez de preguntarse si necesitamos tantos alfileres o si no sería mejor reducir el tiempo de trabajo para seguir obteniendo los mismos que antes.

Al ser la finalidad el lucro empresarial y no la satisfacción de la gente, se ha tratado siempre de forzar la producción (y el consumo) y no de recortar el trabajo penoso, haciendo que los inventos ahorradores de trabajo acentúen la dicotomía entre trabajo y paro, en vez de ampliar el tiempo libre y el disfrute de la vida, como hubiera sido deseable para la mayoría.

José Manuel Naredo es Economista y estadístico
Fuente: Periódico Público

5 comentarios:

  1. Buena recopilación de artículos. Una base de reflexión y aprendizaje interno, para salir de la trampa de las ideologías políticas y de la gestión del poder patriarcal (por expresarlo de alguna forma). Gracias por estar ahí Cristobal. Nos seguimos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario, Nacho, como dices, recopilo artículos que nos ayuden a despertar la conciencia, tener una visión más global, integradora, holística, porque la raiz de todo está en la conciencia, según el sistema de creencias y escala de valores que tenga una mayoría de la sociedad así estará organizada, la crisis es como un tanque, no puedes hacer nada contra él pero sí puedes hacer algo para convencer al conductor del tanque,

    cambiando la conciencia, cada uno y cada una, es como se cambia la sociedad, evolucionando, como siempre ha ocurrido en la historia,

    seguimos en contacto,

    saludos de Cristóbal

    ResponderEliminar
  3. Yo he empezado a recopilar principalmente documentación audiovisual para inspirar cambios personales desde aquí. Realmente lo que hago es ver cosas que a mi me inspiran, y compartirlos con otros. La misma aventura con otro estilo. Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo con el Prof. Naredo y mi agradecimiento a Espiritualidad y Política por la publicación de su trabajo. En mi libro “Las cosas por su nombre”, que encontraréis en Internet, planteé la siguiente interrogación “inocente” (págs. 183-184):

    ...Una pregunta sencillita para los defensores de la desregulación absoluta, del mercado global sin condiciones y de la competitividad a ultranza: ¿Quién será “consumidor” cuando todos seamos pobres, cuando en aras de la “competitividad” y del “beneficio” se nos haya conseguido situar a todas y a todos en el más ínfimo de los mínimos denominadores comunes? ¿No es más lógico, incluso desde la óptica del interés comercial puro y duro, generar tanta capacidad adquisitiva como sea posible? ¿No es mucho más “negocio” extender a la totalidad de la población planetaria un nivel de vida medio digno y aceptable, siempre desde la óptica de la sostenibilidad? ¿Dónde están los economistas de verdad, los auténticos capitalistas, los verdaderos políticos? ¿No habría que comenzar a plantearse en serio, antes de que sea demasiado tarde, una justa redistribución de la riqueza que entre todas y todos hemos generado a lo largo de muchas generaciones?...

    Saludos cordiales ¡y que no consigan apagarnos el cerebro!

    David Sempau

    ResponderEliminar
  5. Gracias David por tu magnífico comentario, comparto totalmente tu planteamiento, de hecho ya me he bajado tu libro, quiero leer un poco más de lo que dices,

    gracias a David y Nacho por vuestras amables palabras sobre el blog,

    saludos cordiales de Cristóbal

    ResponderEliminar

Por favor, no hagas comentarios insultantes o injuriosos, ni difames o acuses de faltas o delitos no probados

Cristóbal Cervantes
espiritualidadypolitica@gmail.com