10/9/07

"La espiritualidad va a resolver la crisis ideológica que padece el sistema"


ENTREVISTA: GESTIÓN Y FORMACIÓN PATRICIA ABURDENE ANALISTA SOCIOECONÓMICA Y CONSULTORA

La búsqueda de "paz interior" está modificando los patrones de gasto

El capitalismo es el sistema de mercado que mayor riqueza ha generado a lo largo de la historia. Sin embargo, muchos economistas advierten que "este crecimiento económico se sustenta gracias a la insatisfacción de la sociedad, que busca a través del consumo y la narcotización llenar una vida vacía y carente de sentido". Además: el capitalismo también afecta al medioambiente, algo que se nota, sobre todo, por el "cambio climático", que está mermando el equilibrio de la naturaleza.

Como consecuencia del malestar que vive la cultura occidental, cada vez más personas están buscando dentro de sí mismas el bienestar que no acaban de encontrar afuera. Según la analista socioeconómica, Patricia Aburdene (Boston, 1947), autora del best seller Megatendencias 2010. El surgimiento del capitalismo consciente (Granica), "se trata de la búsqueda de espiritualidad, una llamada interior que empieza a sentir una minoría cada vez más numerosa de la sociedad actual y que poco a poco va a transformar a las empresas".

Pregunta. ¿Qué es la espiritualidad?

Respuesta. La espiritualidad es el afán de recuperar el contacto con lo que somos en esencia, trascendiendo el condicionamiento sociocultural impuesto sobre nuestra mente y que limita nuestra propia experiencia vital. Este viaje interior no tiene nada que ver con la religión. Se trata más bien de liberarnos de las diferentes creencias que nos han sido impuestas y que impiden la evolución de nuestra conciencia. Espiritualidad significa sed de paz interior, de autorrealización, de plenitud y, en definitiva, de las cosas que no se pueden comprar con dinero. La introspección es la puerta de entrada y el incremento de la inteligencia y la estabilidad emocionales, una de sus consecuencias más directas.

P. ¿Y cuál es su relación con la economía?

R. La búsqueda de espiritualidad está modificando las actividades humanas, los valores, el ocio y, por tanto, los patrones de gastos de cada vez más consumidores. Unos 16,5 millones de estadounidenses practicaron yoga en 2005, lo que representó un aumento del 43% con respecto a 2002. Otros 10 millones declararon que meditaban, el doble que hace una década, según la revista Time. Además, en los últimos cinco años, la venta de libros espirituales o de autoayuda ha sobrepasado a todas las demás categorías, alcanzando en 2005 los 2.240 millones de dólares. Así, el afán por encontrar paz interior en nuestra vida se ha convertido en una oportunidad para impulsar negocios con sentido.

P. ¿Qué impacto va a tener esta megatendencia social sobre el sistema capitalista?

R. Incorporar la espiritualidad en la manera de desarrollar los negocios es precisamente lo que va a resolver la crisis ideológica que padece ahora mismo el sistema. Por eso se empieza a hablar del amanecer del capitalismo consciente, que significa que nos estamos dando cuenta del coste insoportable de una filosofía inconsciente, por no decir ilógica, que persigue la obtención de lucro a costa de la supervivencia del planeta. La espiritualidad en los negocios y la responsabilidad social corporativa, que representan las dimensiones interna y externa de un mismo fenómeno, van a transformar el capitalismo en los próximos 20 años.

P. ¿De qué forma?

R. Cuando hablamos de transformación, nos referimos a la evolución de nuestra conciencia, que nos vuelve cada vez menos egoístas y egocéntricos. Y es que cuanto más conscientes somos, menos insatisfacción y sufrimiento experimentamos en nuestras vidas. Esta transformación pasará del individuo a las empresas, que comenzarán a tomarse seriamente el crecimiento sostenible, basado en el bienestar de los trabajadores y en el respeto por el medioambiente. Paralelamente, se potenciará la introducción en el mercado de productos orgánicos y de comercio justo, de manera que ganen todos los actores implicados. El verdadero éxito económico lo conseguirán aquellas empresas que antes comiencen a promover este tipo de negocios éticos, que conciben el mercado como un todo integrado, donde todo está interconectado.


Fuente: El País

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, no hagas comentarios insultantes o injuriosos, ni difames o acuses de faltas o delitos no probados

Cristóbal Cervantes
espiritualidadypolitica@gmail.com