1/3/10

Nuevo diseño y nueva etapa en el blog Espiritualidad y Política

Estrenamos nuevo diseño y una nueva etapa en el blog Espiritualidad y Política. Después de casi tres años en la Red, el blog necesitaba renovarse, tener un diseño más profesional, navegable, elegante, participativo. Y por otro lado, iniciamos una nueva etapa, más comprometida, en la que la voz del editor, mi voz, estará más presente. Y nos gustaría que vuestra voz, tu voz, también se haga notar.

Nos mueve el bien común, y no intereses personales o materiales, o eso intentamos, queremos formar parte del movimiento hacia una nueva Humanidad más solidaria, ecológica y respetuosa con las individualidades y colectivos que la componen.

Vivimos tiempos de crisis económica, social, ecológica, alimentaria, política, estamos viviendo una crisis sistémica, que necesita de la cooperación mundial para evitar una catástrofe. Nunca antes la Humanidad había necesitado como ahora la cooperación mundial, por eso no es extraño que nuestras instituciones y organizaciones no estén preparadas para ello. Los estados-nación y el sistema económico y empresarial está diseñado para proteger sus propios intereses en competición con otros.



Nuestro admirado Ervin Laszlo ha descrito en su blog las creencias que dificultan ese cambio, opinión que compartimos.

La acción coordinada a nivel mundial podría producir resultados muy positivos. El mundo dispone de los recursos financieros y humanos para actuar en esta situación de emergencia. La pobreza puede ser eliminada, las energías y tecnologías sostenibles pueden estar al alcance de todos, el agua puede ser reciclada y el agua de mar desalinizada, se pueden adoptar formas de agricultura ecológica, etc. Podemos reunir las energías para poner en práctica estas medidas, disponemos de la tecnología necesaria. Un modesto incremento en el uso eficaz de la radiación solar que llega al planeta podría suministrar la energía necesaria para todos, y la reasignación de una parte de los fondos actualmente destinados a fines destructivos y militares podrían financiar los principales proyectos necesarios. La dificultad para una acción eficaz coordinada a nivel mundial es la falta de voluntad y preparación de las personas y las instituciones para asegurar las supervivencia en el planeta.

Una serie de creencias y prejuicios nos impiden percibir la realidad actual de emergencia mundial y actuar en consecuencia. Está todavía muy extendida la creencia de que los recursos planetarios son infinitos, aunque cada vez menos. Creemos que el planeta es una fuente inagotable de recursos y un sumidero ilimitado de nuestros desechos. Esta creencia dificulta la toma de conciencia ecológica.

Otra creencia es que la materia es pasiva e inerte, y que podemos manipular el mundo a nuestro alrededor para adaptarlo a nuestros deseos personales, económicos, nacionales, sin medir los efectos secundarios como la destrucción del equilibrio ecológico.

También está muy extendida la creencia de que la vida es una lucha en la que sobreviven los más aptos. Esta aplicación arbitraria de la teoría de Darwin de la selección natural justifica la competencia sin control y crea una brecha creciente entre un grupo cada vez más reducido de poder político y económico y la marginación de la mayoría de la población.

La sabiduría económica todavía dominante es que la competencia es buena y que el libre mercado regido por la "mano invisible" distribuye la riqueza. Cuando uno actúa por su bien, también actúa por el bien de la comunidad. Sin embargo la penuria de casi la mitad de la población mundial demuestra que este principio no funciona en el mundo actual, donde la desigual distribución del poder y de la riqueza distorsiona el funcionamiento del mercado.

Por último, persiste la creencia de que el egoísmo y el egocentrismo que caracteriza a la gente actual es la expresión inalterable de la naturaleza humana, que no puede cambiar y no va a cambiar. La gente siempre ha perseguido sus propios intereses y siempre será así, y en todo caso se interesará por su familia, empresa, comunidad o nación.

Ante la persistencia de estas creencias parece normal que los estados-nación y las empresas no sean capaces de unirse en un proyecto mundial.

La otra cara de la moneda es que cada vez más personas sensibles están adoptando nuevas formas más responsables de pensar y actuar. Los valores alternativos están creciendo rápidamente, pero todavía no lo suficiente para provocar el cambio. Sumar la masa crítica suficiente con peso político y económico necesario para implementar ese necesario y urgente cambio es, probablemente, lo más urgente e importante en estos tiempos, y a esa tarea fundamental se va a dedicar este modesto blog, una tarea a la que te invitamos amigablemente a participar.

7 comentarios:

  1. He visto con alegría la renovación del blog y de vuestra vuelta a las publicaciones. Creo que el blog Espiritualidad y Política es absolutamente necesario y en buena manera es para mí un elemento de referencia en mis reflexiones sobre el mundo y la realidad. En mi blog utilizo también puntos de vista aportados por este blog. Creo en la libre circulación de ideas y en las mutuas influencias que nos ejercemos todos. Es de los aspectos más esperanzadores de la tecnología. Te envío un cordial saludo y bienvenido de nuevo a la blogosfera.

    ResponderEliminar
  2. Cristóbal,

    mucho ánimo para este nueva etapa y estaré atenta para escuchar tu voz; sumemos voces,

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Joselu y Candela, muchas gracias por estar ahí, por vuestra atención y participación, en efecto, sumemos voces,

    un abrazo fraterno

    ResponderEliminar
  4. Felicidades Cristobal.
    Ya tenia ganas de ver nuevas entradas en tu blog.

    Aqui en America del sur la Pachamama esta muy revuelta, inundaciones y terremotos,. Hay mucho temor de que aqui en Peru nos toque pronto el deshaogo de la Pacha. Veremos que pasa.

    Un abrazo

    Jordi Gascon

    ResponderEliminar
  5. Hola Jordi, gracias por tus amables palabras, aquí en Andalucía y España estamos viviendo un invierno también muy extremo, parece que la Tierra anda algo revuelta,

    sabes que desde esta orilla del océano seguimos con mucho interés el devenir de nuestros hermanos latinoamericanos, y nos duelen las inundaciones, el terremoto de Haití y ahora en Chile, toda prevención es poca, suerte hermano,

    ResponderEliminar
  6. Felicidades por la vuelta a la publicación y por el nuevo diseño. Y felicidades para los lectores que tanto aprendemos aquí

    ResponderEliminar
  7. Gracias Enric por tus palabras, te confieso que yo soy el primero que aprendo con el blog, un abrazo

    ResponderEliminar

Por favor, no hagas comentarios insultantes o injuriosos, ni difames o acuses de faltas o delitos no probados

Cristóbal Cervantes
espiritualidadypolitica@gmail.com