29/7/09

El paso imperativo: el aumento de la conciencia, por Ervin Laszlo y Marco Roveda

Fuente: Este texto es un capítulo del nuevo e-libro La Felicidad en el cambio, escrito por Ervin Laszlo y Marco Roveda.

La insostenibilidad en la sociedad, en la economía y en la ecología, la irracionalidad de muchos elementos en el comportamiento humano, la obsolescencia de algunas de las creencias y aspiraciones dominantes son síntomas del malestar que aflige a nuestro planeta, pero no son la causa de la enfermedad.

La causa yace en algo más profundo: se encuentra en el modo en que pensamos.

Albert Einstein dijo que no podemos resolver un problema con la misma mentalidad que lo ha generado. Podemos aplicarlo al mundo contemporáneo: no podemos curar nuestro planeta con el mismo modo de pensar que ha creado su enfermedad.

La mentalidad que predomina actualmente, materialista y egocéntrica, es obsoleta y debe cambiar. Por suerte, la mentalidad que ha dominado el mundo en los últimos cien años no es una característica permanente de la especie humana. Durante gran parte de los miles de años en los que los hombres han poseído otras varias formas de cultura y conciencia, éstos nunca se han sentido «separados» del mundo que los rodeaba. Siempre han vivido con la convicción de que el mundo es uno, y que nosotros formamos parte intrínseca de éste. La radical separación del ser humano que piensa y que siente frente a un mundo que ni piensa ni siente no llegó hasta la edad moderna, principalmente desde Occidente. Y esto nos ha conducido a un aprovechamiento irracional de la naturaleza, como si esta no sintiera, en frente, un ser humano confuso que piensa y siente y por eso se cree separado y superior. Los pensadores más inspirados no han aceptado nunca una visión antropocéntrica tan estrecha, ya fuesen artistas, poetas, místicos o científicos. Giordano Bruno, Leonardo Da Vinci, Goethe, Galileo Galilei, Isaac Newton, Nicolás Copérnico y, en épocas más recientes, Albert Einstein nos han dejado grandes testimonios de su convicción de que el mundo, a pesar de ser misterioso en muchos aspectos, es intrínsecamente único y está lleno de significado.

La conciencia dominante de la humanidad podría dar un nuevo giro en los próximos años; y hay indicios de que este giro ya se ha iniciado. Las nuevas culturas que surgen al margen de la sociedad son portadoras de una mentalidad muy diferente de la materialista y de la que sólo se preocupa de sí misma de forma mezquina, aún dominante. Psicólogos sociales, parapsicólogos experimentales, sociólogos pero también médicos e investigadores del cerebro están descubriendo un tipo diferente de percepción y de conocimiento en las personas, especialmente en los más jóvenes, en los niños: «conciencia integral», «mente abierta», «conciencia no-lo-cal», «mente holotrópica», «mente infinita», o «mente sin límites».

La conciencia ahora emergente confirma lo que habían predicho esos pocos, importantes pensadores, y las culturas espirituales ancestrales. El sabio hindú Sri Aurobindo advirtió la aparición y la difusión de la que él llamó «superconciencia» (el tipo de conciencia que se alcanza en el samadhi, satori, y en similares estados de meditación) como signo distintivo de la próxima fase evolutiva de la conciencia humana. El filósofo suizo Jean Gebser ha definido esta fase como la llegada de la cuarta dimensión de la conciencia integral, que surge después de las anteriores fases de la conciencia: arcaica, mágica, mítica. El místico americano Richard Bucke describe esta fase como «conciencia cósmica», que va más allá de la simple conciencia animal y la actual auto-conciencia humana. Y para el místico Eckhart Tolle, la conciencia forma parte del universo: se trata de la parte esencial.

El científico social Chris Cowan y Don Beck han elaborado a propósito de esto un esquema de colores al que llaman «espiral dinámica». Según esta concepción, la conciencia humana de la fase «estratégica-naranja», materialista, consumista, que tiende al éxito, imagen, estatus, crecimiento irracional,… ha evolucionado a la fase «consensual-verde» del igualitarismo y la orientación hacia los sentimientos, la autenticidad, el acto de compartir, la tutela, la comunidad; y ahora se está volviendo a la fase «ecológica-amarilla» en la que nos concentramos en los sistemas naturales, la auto-organización, las realidades múltiples y el conocimiento. En el futuro, se llegará a la fase «holística-turquesa» de la individualidad colectiva, la espiritualidad cósmica, el cambio de la Tierra.

También las tradiciones espirituales hablan de la llegada de una nueva conciencia. Los antiguos mayas predijeron que la era inminente será la era en la que el éter, el quinto elemento del universo desde siempre desconocido, llegará a ser el que domine. «Los elementos tradicionales, aire, agua, fuego y tierra… han dominado varias épocas del pasado» ha dicho el portavoz y alto dignatario maya Carlos Barrios, «pero habrá un quinto elemento con el que ajustar cuentas en el tiempo del Quinto Sol: el éter». El éter, puntualiza, penetra en todos los espacios y transmite ondas de energía en un amplio aspecto de frecuencias. Una importante tarea de esta era será entonces «aprender a sentir, a apreciar la energía en cada cosa, en todos y cada uno: personas, plantas, animales. Y esto se hace más importante a medida que nos acercamos más al mundo del Quinto Sol, ya que está asociado al elemento «éter», el reino en el que la energía vive y fluye» (fuente: Sacredroad).

De forma incidental, que no accidental, los físicos están descubriendo que el éter, hace un siglo, fue injustamente descartado cuando fallaron los experimentos para medir la fricción que se preveía que éste causaba en la rotación de la Tierra. El puesto del éter no es reemplazado por el espacio vacío, el vacuum. Lo que los físicos llaman el quantum vacuum está muy lejos de ser espacio vacío: según las Teorías de la Gran Unificación es el campo unificado, el regazo de todos los campos y de todas las fuerzas de la naturaleza. Contiene una asombrosa concentración de energía y propaga y transmite información altamente esclarecedora.

En la filosofía sánscrita e hindú, el éter era considerado el más importante de los cinco elementos, aquél sin el cual los otros no pueden subsistir. El éter era conocido como Akasha, el elemento que también conecta todas las cosas -el «campo akashico»- y conserva la memoria de todas las cosas, la «crónica akashica». Actualmente, en forma de campo cósmico de energía e información, el éter recupera el estatus de preeminencia del que disfrutó hasta hace cinco mil años.

Una conciencia que reconoce nuestras conexiones con el éter -una conciencia akashica- es una conciencia de unión y pertenencia, en definitiva, a la unidad que forman las personas y la naturaleza. Es la conciencia transpersonal de la visión de los filósofos, predicha por los mayas, y apoyada hoy por los descubrimientos de la más avanzada frontera científica.

La evolución de esta conciencia y su difusión cada vez entre más personas, puede ser un requisito de base para la curación de nuestro fragmentado y crónicamente insostenible planeta, aunque para nada incurable.

Fuente: Este texto es un capítulo del nuevo e-libro La Felicidad en el cambio, escrito por Ervin Laszlo y Marco Roveda.

El e-libro, de publicación reciente, es de dominio público, libre y gratuito, son sólo 55 páginas que se puede descargar (archivo pdf) en su página web. También puedes leer en su web los interesantes comentarios sobre el libro de los coautores, Michael Gorbachev, Lester R. Brown, Deepak Chopra, Fritjof Capra, Edgar Mitchell, Vandana Shiva, Peter Russell y José Argüelles, entre otros.

Ervin Laszlo

Es fundador y presidente del Club de Budapest, presidente del WorldShift Network, fundador del General Evolution Research Group, co-director del World Wisdom Council, socio de la academia mundial de artes y ciencias, miembro de la International Academy of Philosophy of Science, senador de la International Medici Academy y director del periódico internacional World Futures: The Journal of General Evolution. Licenciado en medicina en la Sorbona, ha sido nombrado Doctor Honoris Causa por las más prestigiosas universidades de los Estados Unidos, Canadá, Finlandia y Hungría. Imparte conferencias magistrales en todo el mundo como PHP en Filosofía, Ciencia de los Sistemas, así como estudios de prospectiva en diversas cátedras entre los Estados Unidos y Europa. El doctor Laszlo recibió en el 2002 el Premio por la Paz del Japón, el Goi Award, y en el 2005 el Premio Internacional Mandir por la Paz en Asís, Italia. Fue candidato al premio Nobel de la Paz en el 2004. Es autor o co-autor de 54 libros, traducidos en al menos veintitrés lenguas, y es coordinador de otros treinta, además de los cuatro volúmenes de la World Encyclopedia of Peace. Vive en la provincia de Pisa, en la querida y singular Toscana.

Marco Roveda

En 1978 se suma a la agricultura biodinámica y en 1981 funda la Fattoria Scaldasole que se convertirá inmediatamente en la primera empresa agroalimentaria del sector bio en Italia. En poco tiempo, más de 60.000 empresas, inspiradas en su éxito, seguirán su ejemplo y empezarán a producir y transformar productos biológicos llevando a Italia del último al primer puesto en la producción de lo biológico en Europa. En 1997 recibió de la CCIA el premio de Emprendedor del Año en la categoría “Calidad de vida”. En el 2000 funda LifeGate que rápidamente se convertirá en el centro de unión de las personas y las empresas que quieren hacer suyos los principios de la ética y de la sostenibilidad. En el 2002 recibe el premio RCS Cenacolo para el Mundo Editorial y la Innovación. En el 2008 la Fundación Schwab y World Economic Forum conceden a Marco Roveda el premio internacional “Social Entrepreneur of the Year”. En el 2004 publica, para Ponte alle Grazie, el libro “Porque lo vamos a conseguir”. En el 2008 es protagonista de la colección “I Sostenibili” de Salerno Editrice con “¿Nos salvará el ecobusiness?”, libro-entrevista-biografía firmado por Enzo Argante. Actualmente vive en la provincia de Como, en la que ha sido la primera sede de la Fattoria Scaldasole y que hoy día alberga el primer parque fotovoltaico «solar tracker» de Italia.

Enlace a todos los artículos (éste incluido) de Ervin Laszlo en el blog Espiritualidad y Política

8 comentarios:

  1. felicidades por esta entrada Cristobal.

    Un abrazo
    Jordi Gascon

    ResponderEliminar
  2. Excelente tu blog, como siempre, te sigo el rastro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Jordi y Fata por vuestros amigables comentarios, para mi es un placer poder publicar textos como éste y difundir el magnífico libro que han escrito los autores,

    para eso está este modesto blog, para lanzar a los cuatro vientos que los tiempos están cambiando, que hay esperanza en mundo mejor, que no podemos parar el tanque pero si cambiar la conciencia del que lo conduce, que una nueva conciencia más integradora está creciendo a nuestro alrededor y un día será mayoritaria, que no van a desaparecer los conflictos pero sí va a cambiar la forma de resolverlos, sin violencia, en definitiva, que podemos y debemos hacer de nuestro planeta un lugar más habitable, para nosotros y nuestros hijos,

    saludos fraternos de Cristóbal

    ResponderEliminar
  4. Pues sí, estamos en el modo de operación de "pensamiento único":

    - pensamiento único en la educación de nuestros niños y jóvenes, donde cada CCAA ofrece su visión sui generis del mundo del muchacho

    - pensamiento único en la forma de entender la sociedad, articulado entorno a una "educación para la ciudadanía", de miras más cortas que una escopeta de feria

    - pensamiento único en cuanto a la forma de divertirse los jóvenes, ya que todos los medios subliman todavía el drugs, sex & rock&roll como si no hubiera nada diferente en este mundo

    - pensamiento único en la forma de entender lo que ocurre a nuestro alrededor, sublimado en los "noticiarios" que se han convertido en "El Caso" con pedigrí

    - pensamiento único en la forma de entender la política: PP o PSOE

    Pero cada vez somos más los que rompemos reglas y moldes, y no aceptamos unos cliches que han terminado por atontar a la mayor parte de la población. Una población compuesta por adultos que no han podido madurar, y que piensan y se comportan como niñatos inmaduros.

    ResponderEliminar
  5. Hola Crsitobal.

    Parte de la solución pasa por imitar más a la naturaleza en nuestros modelos económicos y sociales. Hay un nuevo concepto basado en ideas muy antiguas llamado "biomímesis".

    http://alterglobalizacion.wordpress.com

    Saludos cordiales para todos.

    Javier.

    ResponderEliminar
  6. Hola Javier, gracias por tu siempre interesante aportación, conozco el planteamiento de la biomímesis, y lo he leído además en la entrada que le has dedicado en tu blog,

    imitar los procesos de la vida que nos rodea, la naturaleza, así todo sería más ecológico, natural, cooperativo, evolutivo, es ecologismo auténtico, hace 30 años muchos ecologistas en todo el mundo, yo mismo entre ellos, alertaron de los peligros que ahora tenemos tan cerca, si hace 30 años el sistema hubiera hecho una reconversión ecológica de la economía, que es lo que tenía que haber hecho, ahora no tendríamos este desastre social y ambiental mundial,

    pero en estos momentos, en mi modesta opinión, tenemos que ir un paso más allá, hacernos conscientes de que "somos" naturaleza, somos literalmente polvo de estrellas, somos parte del Universo, la nueva conciencia akáshica de la que hablan en el artículo creo que va por ahí, en definitiva, todos somos hermanos, todos somos uno,

    ya hace 2000 años la oración que enseñó Jesús comenzaba dirigiéndose a Dios como "Padre Nuestro", si todos somos hijos de Dios, entonces todos somos hermanos,

    un abrazo de Cristóbal

    ResponderEliminar
  7. interesante mensaje para hoy y para la eternidad adelante por la conciencia universal

    ResponderEliminar
  8. Abstracción sobre abstracción at infinutum. El eterno dualismo (la abstracción que hacemos de todo y el concretismo de la Realidad en si) y por ende la eterna separación y alienación. Si se quiere realmente expandir al máximo el consciente (término mas apropiado cuando en español nos referimos a la polaridad del inconsciente, ya que "consciencia" también significa un rector moral en nuestro intelecto que recrimina cuando se hace o se piensa hacer algo "malo"), es decir, saber la verdadera Verdad o la Realidad, es obligatorio leer este libro http://www.zenithpublishing.co.nz/zenithpubl/showtitle.php?title=9000063 y así romper el circulo vicioso de querer conocer lo Absoluto desde lo relativo, de querer conocer lo Inefable con palabras.

    ResponderEliminar

Por favor, no hagas comentarios insultantes o injuriosos, ni difames o acuses de faltas o delitos no probados

Cristóbal Cervantes
espiritualidadypolitica@gmail.com