4/8/09

Resplandores del silencio, por Ángeles Román (poema)

Llorar, llorar en silencio

llorar amordazados, llorar atados

dolor del alma en la piel.

Llorar por la ciencia para la destrucción

llorar por la religión que subyuga

llorar por la tierra saqueada

llorar por el agua envenenada

llorar por el aire asfixiado

llorar por el niño signado por el desamor

llorar por los ancianos abandonados

llorar por los adultos encadenados

llorar por la civilización del lucro siniestro

llorar por tanta opresión

llorar por tanta ambición.

Frágil y maravillosa humanidad

¡Cómo te mutilan los que se valen del poder externo!

El que les da, la codicia del dinero, la jerarquía, la función

sólo una firma, una decisión, un acto de corrupción

y tabican a los resplandores al dolor

les hacen negros los días y más negras las noches.

Ignorancia de los “poderosos”

un vacío interior los habita

y un poder efímero, como sus cuerpos.

Las lágrimas de los resplandores se hacen llanto

y el llanto se transmuta en fuego.

El fuego es el salto hacia la lucidez.

¡Y como el fuego, despierta, se alimenta,

crece, arde, se expande, y perenne vive!

Veo millones de resplandores que marchan.

El fuego es una silenciosa revolución.

Millones de piecitos al unísono caminan sobre la tierra.

En cada pueblo, en cada ciudad, en cada país

a buscar sólo, sólo la mirada del opresor.

La revolución en silencio.

¡Los pies cansados denuncian la realidad!

Los pasos son los sueños de un nuevo orden.

Las cabezas desnudas de miedos.

Las bocas susurran un canto triunfal.

¡El silencio grita por dentro!

¡ y lo dice todo!

Los pasos son la redención.


Fuente: Autora. Agradecemos a Ángeles Román que nos haya remitido este poema escrito "desde el corazón".

2 comentarios:

  1. MUY BUENO EL POEMA
    ¡OJALA QUE ESOS PASOS LLEGUEN!
    ¡ojala que mis nietos lo vivan!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu esperanzador comentario,

    saludos de Cristóbal

    ResponderEliminar

Por favor, no hagas comentarios insultantes o injuriosos, ni difames o acuses de faltas o delitos no probados

Cristóbal Cervantes
espiritualidadypolitica@gmail.com