3/3/10

La realidad que nos inquieta, por Ángeles Román

El mundo se ha hecho muy complejo, los hechos se precipitan, es difícil poner distancia para poder comprender con claridad y abordar los problemas fundamentales.

No es el mejor de los mundos posibles, es el mundo que hemos creado entre todos, los que coexistimos ahora y los que nos precedieron, a través de todas las decisiones, acciones y omisiones, que han ejercido y que ejercemos, sabemos que el actuar de cada uno en mayor o menor medida condiciona o beneficia a los demás.

Es un mundo que se desborda, que nos inquieta, que nos duele, porque las creencias que siguen predominando en el poder son, dominio, mercado, depredación, acumulación.

Aunque todavía nos recluimos en el egocentrismo, somos seres en relación, por eso esta crisis sistémica que ahora hace su pico en España, debe movernos a tomar una actitud de compromiso y responsabilidad social.

Los países conjuntamente deberían tratar en profundidad tres temas para paliar la crisis que en el fondo es una crisis de sufrimiento del ser humano.



Un tema es el de la división del trabajo, ahondarlo desde todas las perspectivas y alternativas posibles.

Otro tema sería la implementación de gravámenes a las operaciones financieras (pues están basadas en la especulación y fuga).

El tercer tema sería analizar el excedente de bienes de particulares, empresas, paraísos fiscales, pues muchos de estos bienes son producto de corrupción en todas sus formas, establecer un tope a esos bienes en general y el excedente debe ser un bien social para el país de origen.

Retomando el tema en España es oportuna una expresión en este momento” tomar el toro por las astas”, encarar la situación en forma resuelta.

El sistema inmobiliario y automotriz está parado, el endeudamiento y la falta de recursos son los pilares de la crisis, se deberían hacer cargo de los costos los responsables y no el común de la gente.

El estado debería orientar la reactivación por el momento hacia otros sectores, con estrategia a futuro, en el orden energético, alimentario, ecológico u otros sectores innovadores, a través de dos líneas, una macro y otra micro reactivación.

Dentro de la iniciativa de reactivación macro el estado tendría que analizar sus inversiones en las grandes empresas en el exterior, ver la posibilidad de invertir las ganancias en España o vender alguna de las empresas para ejecutar proyectos sustentables en el tiempo, que reactive la economía y el empleo del país.

Dentro de la iniciativa micro, se debería establecer desde cada ayuntamiento, la alternativa de poner en marcha proyectos regionales de reactivación y a la vez abrir la recepción a la comunidad a través de la web y de forma personal también, de proyectos de particulares o de diferentes organizaciones civiles que quieran participar y mejorar su zona de pertenencia, que funcionarían a través de cooperativas, pymes, pequeños parques industriales u otros. Según su aprobación se establecerían los recursos por medio de créditos internos y o externos, aporte de fundaciones, donaciones, u otras alternativas de financiamiento, con la correspondiente implementación, capacitación e inserción laboral.

Estas reflexiones quizás disten o no del marco económico existente, ideas utópicas tal vez, pero tratan de ver desde otra vereda y desde un criterio común.

Debemos ser parte activa de los cambios de alguna manera y desde cualquier ámbito de participación y exigir a los gobiernos en los cuales hemos depositado la conducción del Estado que escuchen las voces desde cada lugar.

La risa y la ternura existen, la tierra es un paraíso (ahora saqueado), es la hora de un compromiso con actitudes que creen otra realidad, para poder habitarla y recrearla como la luz en su pasar.

Ángeles Román es Profesora de Filosofía, Poeta y amiga del blog.

Este artículo nos ha sido remitido directamente por la autora para su publicación en el blog, lo que agradecemos sinceramente. Animamos a nuestras lectoras y lectores que quieran publicar artículos en el blog a que envien sus propuestas a espiritualidadypoliticca(a)gmail.com

Otros artículos relacionados de Ángeles Román en el blog:
Año 2010 - El desafío nos pertenece
Hacia un cambio de paradigma

3 comentarios:

  1. Muy buen artículo, de una profundidad y comprensión absoluta.

    Santiago

    ResponderEliminar
  2. tomar una actitud de compromiso y de responsabilidad social tal como lo dice la autora es relamente comprometerse con actitudes que creen otra realidad...pero el problema es que la gran parte de la sociedad no tiene idea de cual es la actual realidad y menos aun de cual es el problema de la sociedad...existe el dominio, el mercado, la acumulacion..y existe la gente que compra ese estilo de vida (y les encanta)...me parece que antes del cambio de actitud tiene que darse un cambio de pensamiento..un llamado a la reflexion...si es que todavia debajo de tanta influencia se puede reflexionar..

    ResponderEliminar
  3. La realidad la vemos todos, más allá del pensamiento es cuestión de valores, tiene que ver con el corazón y hacer algo por alguién o por algo trae satisfacción. Tú y muchos más estamos reflexionando y es una de las maneras de revertir la influencia egocéntrica ( tal como lo señala la autora)

    ResponderEliminar

Por favor, no hagas comentarios insultantes o injuriosos, ni difames o acuses de faltas o delitos no probados

Cristóbal Cervantes
espiritualidadypolitica@gmail.com