22/6/09

Trabajar gratis, por Emilio Iglesias Delgado

Karl Marx debe estar retorciéndose de risa en su tumba: primero los trabajadores de la Seat catalana aceptaron bajarse el sueldo para poder seguir sufriendo la incertidumbre de su seguro despido en los próximos años a pesar de haber recibido ayudas estatales inmensas y estériles y ahora, los trabajadores de la British Airways -obligados primero a tomar vacaciones sin sueldo- han recibido la sugerencia de que sería bueno para ellos el trabajar y no cobrar durante un mes. Y para dar ejemplo, el directivo que firma la petición, dice que él va a ser el primero que renunciará a sus 70.000 euros mensuales (sí, mensuales).

Algo no cuadra; si el sueldo medio mensual de un trabajador inglés es de 3.000 euros, es decir, el directivo cobra 23 veces más que un trabajador y, por tanto, debería dejar de cobrar unos dos años para hacer un similar esfuerzo monetario. Pero sin rubor pide trabajo gratis, todo por el amor a esa compañía que le atiborra de dinero mes a mes y de la que no quiere salir al paro real, porque trabajar gratis es aún peor que el paro, en mi opinión.

Y mientras tanto Marx enterrado en el más lejano de los cementerios emite su eterna profecía de que, tarde o temprano, aquí se va a liar una lucha de clases que no la van a arreglar ni las pelotas de goma de la policía.

Mientras, exigimos a los jóvenes una cultura de esfuerzo para que acaben trabajando sin cobrar y no cuestionamos cómo es posible que los ricos sean cada vez más ricos y las diferencias entre la clase alta y media sea de 23 veces el sueldo. Y me olvido de los pobres, porque aquí es lo normal, ¿no?.

Fuente: Diario El País
Viñeta El Roto

8 comentarios:

  1. para aquellos que pensaban que se termino la lucha de clases como Rifkin, Negri o Fukuyama entre muchos otros deben estar sin palabras ante la realidad cotidiana actual. Al final, nos guste o no, tiene razón Marx.

    ResponderEliminar
  2. La lucha de clases es intrínseca al sistema capitalista, incluso tiene unas instituciones para "gestionar" esa contradicción que son los sindicatos y las patronales, todos los días desde todos los rincones del planeta se escucha esa lucha, la diferencia está entre la clase obrera de la época de Marx (o la de muchos país aún en la actualidad), que no tenía nada que perder "excepto las cadenas", y la clase obrera de un país como España que si tiene mucho que perder, seguridades, comodidad, posesiones, relaciones, etc, y eso que puedes perder te da miedo, y el miedo siempre te hace menos libre,

    saludos de Cristóbal

    ResponderEliminar
  3. Soy el autor de la carta:
    Compráos un buen chaleco antibalas.

    Saludos.

    Emilio.

    ResponderEliminar
  4. Sí, lo soy.

    Te envío otra carta que me han "destrozado" en el mundo y cuyo original está en foros del pais

    Pon en google "septegenarios en la oficina" y pincha el que sea de el pais (foros)

    ResponderEliminar
  5. Es genial, gracias, lo voy a publicar en el blog, ya está bien, durante muchos años he sido sindicalista y si hay algo que no puedo soportar es que los trabajadores perdamos derechos que nos han costado literalmente sangre, sudor y lágrimas, para beneficio de los mismos de siempre, que en España son casi los mismos desde la época de Franco, ya está bien,

    me encantan tus artículos, por favor no dejes de avisarme cuando publiques otro,

    un abrazo de Cristóbal

    ResponderEliminar
  6. Pues gracias por tu ánimo, Cristóbal.

    Yo también estuve en temas de sindicatos, pero acabé quemado incluso de la propia clase que se supone que debíamos defender...

    En fin, que ahora me dedico a escribir cartas de protesta. No es mucho, pero es más libre ;)


    Un saludo y suerte con tu blog!

    Emilio.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por tus magníficas cartas, Emilio, seguiremos manteniendo la esperanza alta a pesar de todo, vivimos en un mundo de cambio continuo, de evolución continua, hay que estar atentos,

    saludos cordiales de Cristóbal

    ResponderEliminar

Por favor, no hagas comentarios insultantes o injuriosos, ni difames o acuses de faltas o delitos no probados

Cristóbal Cervantes
espiritualidadypolitica@gmail.com