1/11/08

¿”Nuevo capitalismo”? ¡No!

Ha llegado el momento del cambio a escala pública e individual. Ha llegado el momento de la justicia.

Firman este manifiesto el Comité de apoyo a ATTAC: Federico Mayor Zaragoza, José Saramago, José Vidal Beneyto, Mario Soares, Roberto Savio y Francisco Altemir


La crisis financiera esta de nuevo aquí destrozando nuestras economías, golpeando nuestras vidas. En la última década sus sacudidas han sido cada vez más frecuentes y dramáticas. Asia Oriental, Argentina, Turquía, Brasil, Rusia, la hecatombe de la Nueva Economía, prueban que no se trata de accidentes fortuitos de coyuntura que transcurren en la superficie de la vida económica, sino que están inscritos en el corazón mismo del sistema.

Esas rupturas que han acabado produciendo una funesta contracción de la vida económica actual, con el aumento del desempleo y la generalización de la desigualdad, señalan la quiebra del capitalismo financiero y significan la definitiva anquilosis del orden económico mundial en que vivimos. Hay pues que transformarlo radicalmente.

En la entrevista con el Presidente Bush, Durao Barroso, Presidente de la Comisión Europea, ha declarado que la presente crisis debe conducir a “un nuevo orden económico mundial”, lo que es aceptable, si éste nuevo orden se orienta por los principios democráticos -que nunca debieron abandonarse - de la justicia, libertad, igualdad y solidaridad.

Las “leyes del mercado” han conducido a una situación caótica que ha requerido un “rescate” de miles de millones de dólares, de tal modo que, como se ha resumido acertadamente, “se han privatizado las ganancias y se han socializado las pérdidas”. Han encontrado ayuda para los culpables y no para las víctimas. Es una ocasión histórica única para redefinir el sistema económico mundial en favor de la justicia social.

No había dinero para los fondos del Sida, ni de la alimentación mundial… y ahora ha resultado que, en un auténtico torrente financiero, sí que había fondos para no acabar de hundirse los mismos que, favoreciendo excesivamente las burbujas informáticas y de la construcción, han hundido el andamiaje económico mundial de la “globalización”.

Por eso es totalmente desacertado que el Presidente Sarkozy haya hablado de realizar todos estos esfuerzos con cargo a los contribuyentes “para un nuevo capitalismo”… y que el Presidente Bush, como era de esperar en él, haya añadido que debe salvaguardarse “la libertad de mercado” (¡sin que desaparezcan los subsidios agrícolas!)…

No: ahora debemos ser “rescatados” los ciudadanos, favoreciendo con rapidez y valentía la transición desde una economía de guerra a una economía de desarrollo global, en que esa vergüenza colectiva de inversión en armas de 3 mil millones de dólares al día, al tiempo que mueren de hambre más de 60 mil personas, sea superada. Una economía de desarrollo que elimine la abusiva explotación de los recursos naturales que tiene lugar en la actualidad (petróleo, gas, minerales, coltán…) y se apliquen normas vigiladas por unas Naciones Unidas refundadas -que incluyan al fondo Monetario Internacional, al Banco Mundial “para la reconstrucción y el desarrollo” y a la Organización Mundial del Comercio, que no sea un club privado de naciones, sino una institución de la ONU- que dispongan de los medios personales, humanos y técnicos necesarios para ejercer su autoridad jurídica y ética eficazmente.

Inversiones en energías renovables, en la producción de alimentos (agricultura y acuicultura), en la obtención y conducción de agua, en salud, educación, vivienda,… para que el “nuevo orden económico” sea, por fin, democrático y beneficie a la gente. ¡El engaño de la globalización y de la economía de mercado debe terminarse! La sociedad civil ya no será espectador resignado y, si es preciso, pondrá de manifiesto todo el poder ciudadano que hoy, con las modernas tecnologías de la comunicación, posee.

¿”Nuevo capitalismo”? ¡No!

Ha llegado el momento del cambio a escala pública e individual. Ha llegado el momento de la justicia.

Fuente: ATTAC-España

5 comentarios:

  1. Hola he entrado en tu blog desde el concurso de “20 minutos”. Tu blog me parece impresionante y lo tengo en cuenta para dar mi voto en esta categoría.
    Como no estamos en la misma categoría no somos competencia, así que si quieres pasarte por mi blog estas totalmente invitado, y si quieres darme tu voto en la categoría de Personales o Mejor diseño estaré encantado.
    Enhorabuena por tu blog, espero que podamos leernos ahora que nos hemos encontrado.
    Un abrazo

    http://cajondevida.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Es interesante lo que dice este manifiesto. Solo hay que tener en cuenta que libertad e igualdad es algo muy dificil de conjugar.
    Solidaridad es importante. Quien tiene riqueza riene tambien en sus manos una gran responsabilidad social; no necesariamente desde el corazon de la empresa mismo porque el fin de una empresa no es hacer caridad; la misma crea valor para sus accionistas y para sus clientes de otra forma. Pero, los accionistas si deben ser concientes que no es posible la existencia de una empresa existosa en el marco de una sociedad fracasada. El equilibro es necesario (no la igualdad).

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tus comentarios, Nestor,

    saludos de Cristóbal

    ResponderEliminar
  4. Hablar de Friedrich Von Hayek a estas alturas, es como nombrar la soga en casa del ahorcado. Algo que supongo debe ser igual, es nombrar el comunismo, en Rusia.
    ¿Qué nos queda? En lo que podamos creer.
    Todo todo depende de nuestro grado de evolución. A más evolución, mejor civilización y mejor ética y moral.
    El mal del comunismo, el mal del neoliberalismo, estriba en que hay quien se pasan por el arco… el interés general, buscando su exclusivo beneficio.
    Creo que Hayek tenía razón. La economía debe desarrollarse sola sin intervención. La intervención ha de ser de índole moral. Debería existir un organismo internacional que denunciara las tropelías que se cometen en el funcionamiento libre del mercado. Pero además con poder sancionador. Un Defensor del Pueblo, global.
    Esto es lo que deberían acordar, los países reunidos en la cumbre de Washington.
    Tenemos capacidad más que suficiente para hacer las cosas bien. Lo que ocurre es que quien tiene poder, -no las quiere hacer bien-, sobre todo en lo concerniente al dinero.

    ResponderEliminar
  5. Hola, tus argumentos me suenan mucho al liberalismo que defendía mi amigo Mario K., puedes leer un artículo suyo en este blog:
    http://espiritualidadypolitica.blogspot.com/search/label/Mario%20Kamenetzky

    creo que se puede defender que la economía deba desarrollarse sin intervención estatal, pero para eso sería necesario mejorar los sistemas educativos y de formación de valores de nuestra sociedad, para que la regulación sea sólo ética, como defiendes,

    mientras "haya quien se pasa por el arco...el interés general, buscando su exclusivo beneficio", como bien dices, en mi opinión es necesario unos mínimos mecanismos reguladores para defender la libre competencia, la igualdad de oportunidades, y el interés general,

    gracias por tu interesante comentario,

    un abrazo de Cristóbal

    ResponderEliminar

Por favor, no hagas comentarios insultantes o injuriosos, ni difames o acuses de faltas o delitos no probados

Cristóbal Cervantes
espiritualidadypolitica@gmail.com