7/1/08

Entrevista a Manuel Castells: "El poder tiene miedo de Internet"


El periódico El País ha publicado una muy interesante entrevista a Manuel Castells en la que desvela algunas claves de nuestra sociedad, la llamada sociedad del conocimiento, de la innovación.

Castells es presentado en la entrevista: "Si alguien ha estudiado las interioridades de la sociedad de la información es el sociólogo Manuel Castells (Hellín, 1942). Su trilogía La era de la información: economía, sociedad y cultura ha sido traducida a 23 idiomas. Es uno de los primeros cerebros rescatados: volvió a España, a dirigir la investigación de la Universitat Oberta de Catalunya, en 2001, después de haber investigado e impartido clases durante 24 años en la Universidad de California, en Berkeley. Una de sus investigaciones más reciente es el Proyecto Internet Cataluña, en el que durante seis años ha analizado, mediante 15.000 entrevistas personales y 40.000 a través de la Red, los cambios que Internet introduce en la cultura y la organización social, y acaba de publicar, con Marina Subirats, Mujeres y hombres, ¿un amor imposible? (Alianza Editorial), donde aborda las consecuencias de estos cambios."

Comienza Manuel Castells afirmando que el uso de Internet no favorece el aislamiento: "Internet es la extensión de su vida. Si usted es sociable, será más sociable; si no lo es, Internet le ayudará un poquito, pero no mucho."

Pero le interesa analizar porque la sociedad cree lo contrario. Avisa del poder de los medios de comunicación pero "los medios son en cierto modo la expresión de lo que piensa la sociedad: la cuestión es por qué la sociedad piensa eso." La respuesta es por miedo. "Pero miedo, ¿de quién? De la vieja sociedad a la nueva, de los padres a sus hijos, de las personas que tienen el poder anclado en un mundo tecnológica, social y culturalmente antiguo, respecto de lo que se les viene encima, que no entienden ni controlan y que perciben como un peligro, y en el fondo lo es. Porque Internet es un instrumento de libertad y de autonomía, cuando el poder siempre ha estado basado en el control de las personas, mediante el de información y comunicación. Pero esto se acaba. Porque Internet no se puede controlar.". Esta es la clave por la que "los poderes tienen miedo de Internet".

Después vincula la brecha digital en el acceso a Internet a la brecha previa educativa. Cuando la brecha educativa desaparezca lo hará también la otra. "Ahora bien, en la sociedad de Internet, lo complicado no es saber navegar, sino saber dónde ir, dónde buscar lo que se quiere encontrar y qué hacer con lo que se encuentra. Y esto requiere educación."

Luego describe la nueva sociedad: "Hay una nueva sociedad que yo he intentado definir teóricamente con el concepto de sociedad-red, y que no está muy lejos de la que define Bauman. Yo creo que, más que líquida, es una sociedad en que todo está articulado de forma transversal y hay menos control de las instituciones tradicionales." "Se extiende la idea de que las instituciones centrales de la sociedad, el Estado y la familia tradicional, ya no funcionan. Entonces se nos mueve todo el suelo a la vez. Primero, la gente piensa que sus gobiernos no la representan y no son fiables. Empezamos, pues, mal. Segundo, piensan que el mercado les va bien a los que ganan y mal a los que pierden. Como la mayoría pierde, hay una desconfianza hacia lo que la lógica pura y dura del mercado le pueda proporcionar a la gente. Tercero, estamos globalizados; esto quiere decir que nuestro dinero está en algún flujo global que no controlamos, que la población se ve sometida a unas presiones migratorias muy fuertes, de modo que cada vez es más difícil encerrar a la gente en una cultura o en unas fronteras nacionales."

Para terminar analiza el papel de Internet en la nueva sociedad. "Por un lado, al permitirnos acceder a toda la información, aumenta la incertidumbre, pero al mismo tiempo es un instrumento clave para la autonomía de las personas, y esto es algo que hemos demostrado por primera vez en nuestra investigación. Cuanto más autónoma es una persona, más utiliza Internet. En nuestro trabajo hemos definido seis dimensiones de autonomía, y hemos comprobado que cuando una persona tiene un fuerte proyecto de autonomía, en cualquiera de esas dimensiones, utiliza Internet con mucha más frecuencia e intensidad. Y el uso de Internet refuerza a la vez su autonomía. Pero, claro, cuanto más controla una persona su vida, menos se fía de las instituciones." "Hay un desfase enorme entre la capacidad tecnológica y la cultura política." "El problema es que el sistema político no está abierto a la participación, al diálogo constante con los ciudadanos, a la cultura de la autonomía, y, por tanto, estas tecnologías lo que hacen es distanciar todavía más la política de la ciudadanía."

Una entrevista muy reveladora de Milagros Pérez Oliva que se puede leer entera en El Pais.

2 comentarios:

  1. La generación de los cuarenta, hemos tenido que pasar un duro y largo aprendizaje, pero los frutos son magníficos y bien decantados como el vino añejo.

    Esta entrevista es una palpable demostración de este aserto: conceptos nacidos de una evidente lucidez, que impresionan por su simplicidad a la vez que muestran una profunda y madurada reflexión sobre nuestra sociedad.

    Espero con ilusión leer su libro "Hombres y Mujeres", en colaboración con Marina Subirats, para reafirmarme en lo dicho. Mi blog personal intenta tambien dar testimonio de las mismas inquietudes, aun que todavia tengo mucho camino por recorrer hasta llegar a la capacidad de síntesis que reflejan sus inteligentes respuestas.

    ResponderEliminar
  2. Estimada Montse:

    me ha gustado mucho su comentario, Castells nació en el 42, y es una de las mentes más lúcidas de nuestro tiempo,

    he visto su blog y me ha gustado,

    gracias por su comentario,

    saludos de Cristóbal

    ResponderEliminar

Por favor, no hagas comentarios insultantes o injuriosos, ni difames o acuses de faltas o delitos no probados

Cristóbal Cervantes
espiritualidadypolitica@gmail.com