11/12/10

Vídeo: La historia de las cosas, y la Conciencia planetaria

Hace unos días publicamos en el blog el vídeo Dinero y conciencia: ¿A quién sirve mi dinero?, por Joan Melé, que por cierto está teniendo un éxito impresionante con miles de vistas. Hoy compartimos este vídeo, que puede considerarse complementario al de Melé. En sólo 20 minutos nos detalla con hechos como todas las cosas que consumimos tienen, desde su extracción a su venta, uso y desecho, consecuencias en el resto de la sociedad y en el planeta, y nos anima a construir un mundo más justo y ecológico.

El modelo económico que se puso en marcha después de la II Guerra Mundial, basado en el consumismo, incluso a crédito, el materialismo, el individualismo y el aislamiento social es el sistema que estamos viendo en crisis. La alternativa, en mi opinión, tiene un paso imperativo que cumplir, una nueva conciencia planetaria, una nueva escala de valores, un cambio de creencias.

A continuación reproducimos el vídeo, y debajo aprovechamos para difundir una conversación que he mantenido estos días en Facebook con una amiga a propósito de la Conciencia planetaria.



Si no puedes ver el vídeo pulsa este enlace al blog

Versión doblada al español del video de Annie Leonard. El video original en inglés puede ser visto en http://www.storyofstuff.com/

CONVERSACIÓN SOBRE LA CONCIENCIA PLANETARIA

MD: ¿Por que aún no existe una consciencia planetaria? ¿Crees qué está relacionada, esta ausencia de consciencia global, con la falacia de que los estados-nación proveeran a sus ciudadanos de los recursos necesarios para prosperar económicamente y socialmente, aunque sea a costa de otros?

Cristóbal Cervantes: Hola MD, gracias por tu comentario, en mi opinión no existe un conciencia planetaria porque hasta ahora "no ha hecho falta" para la evolución, pero hemos llegado a un punto la humanidad en el que los problemas son globales, mundiales, la economía, la ecología, la militarización, etc, por lo que es ahora el momento necesario para que surja esa conciencia planetaria de cooperación mundial, pero los estados y las empresas todavía viven en competencia con los demás, y creo que ha llegado la hora de cooperar, saludos cordiales

MD: ¿En qué crees que cambiará nuestra percepción del mundo, cuando alcancemos una alta conciencia planetaria? ¿En qué se traducirá?

Cristóbal Cervantes: La conciencia planetaria, en mi opinión, es el siguiente paso evolutivo de la humanidad, hasta ahora vivimos compartimentados en estados-nación enfrentados entre sí, este sistema ha cumplido "su misión" en la evolución, ahora los grandes problemas a los que se enfrenta la humanidad, las crisis económicas, ambientales, energéticas, alimentarias, etc, sólo tienen solución con la cooperación mundial, no hablo de un nuevo orden ni nada de eso, hablo de cooperación, entre personas, colectivos, empresas, regiones, países, el individualismo, consumismo y aislamiento en el que vivimos es insostenible, ambientalmente y socialmente.

No es fácil, nunca la humanidad se había enfrenado a este reto global, por tanto es "lógico" que no estemos adaptados a la nueva realidad, pero el cambio es inevitable.

Vivimos en un mundo donde si cobras a final de mes todo va bien, ¿todo va bien?, más de mil millones de personas se despiertan cada día pensando sólo una cosa, cómo conseguir comida y agua,

y además, si cobramos un sueldo por nuestro trabajo tenemos "derecho a gastárnoslo en lo que queramos", sin pensar en las consecuencias negativas ambientales, sociales y para el futuro que pueden tener nuestras acciones, compras, etc.

La salida a la crisis no será más de lo mismo, más consumismo y crecimiento económico, ese modelo ha entrado en crisis, la salida será por una nueva conciencia planetaria, una nueva forma de ser y vivir más responsable, más sensible, más cooperativa.

La conciencia planetaria comenzó a surgir con fuerza en los años 60, con el mensaje de amor, libertad, paz, ecología, igualdad, etc, ese es el modelo "alternativo" que sustituirá al actual, desde los años 60 no ha parado de crecer, mientras el sistema actual entra en crisis, una buena definición de crisis es cuando lo viejo no termina de morir y lo nuevo no termina de nacer, en eso estamos,

MD: ¿Esa conciencia global es extrapolable a iniciativas como la Unión Europea? O, al menos, en su génesis conceptual. Por otro lado, ¿cómo superar la percepción de que la forma de autoorganizarnos mejor corresponde a los estados- nación? Creo que esta creencia está muy aferrada en nuestro inconciente colectivo.

Cristóbal Cervantes: La conciencia planetaria, en mi opinión, en una idea cooperativa, federativa, y todo lo que vaya en esa dirección ayuda, como la Unión Europea y otras alianzas internacionales, lo que pasa es que esas instituciones siguen funcionando con el mismo esquema,

una nueva conciencia planetaria no tiene porque ser incompatible con los estados-nación, la humanidad ha ido evolucionando en la historia sin destruir todo lo anterior, no podemos negar los avances inmensos a todos los niveles de los últimos tiempos, se trata más bien de ir más allá, de cooperación entre estados, regiones, etc,

La última frase de tu comentario da en la clave del asunto, hablas de creencias aferradas en nuestro inconsciente colectivo, al final, la crisis y la evolución es una cuestión de creencias, y las creencias son sólo eso, creencias, las personas cambiamos de creencias a lo largo de nuestra vida, ¿porqué no la sociedad?, te copio/pego a continuación parte de una ponencia que de recientemente en un encuentro:

Los estados-nación y el sistema económico y empresarial está diseñado para proteger sus propios intereses en competición con otros.

Hay una lista de creencias que dificultan ese cambio. La acción coordinada a nivel mundial podría producir resultados muy positivos. El mundo dispone de los recursos financieros y humanos para actuar en esta situación de emergencia. La pobreza puede ser eliminada, las energías y tecnologías sostenibles pueden estar al alcance de todos, el agua puede ser reciclada y el agua de mar desalinizada, se pueden adoptar formas de agricultura ecológica, etc. Podemos reunir las energías para poner en práctica estas medidas, disponemos de la tecnología necesaria. Un modesto incremento en el uso eficaz de la radiación solar que llega al planeta podría suministrar la energía necesaria para todos, y la reasignación de una parte de los fondos actualmente destinados a fines destructivos y militares podrían financiar los principales proyectos necesarios. La dificultad para una acción eficaz coordinada a nivel mundial es la falta de voluntad y preparación de las personas y las instituciones para asegurar las supervivencia en el planeta.

Una serie de creencias y prejuicios nos impiden percibir la realidad actual de emergencia mundial y actuar en consecuencia. Está todavía muy extendida la creencia de que los recursos planetarios son infinitos, aunque cada vez menos. Creemos que el planeta es una fuente inagotable de recursos y un sumidero ilimitado de nuestros desechos. Esta creencia dificulta la toma de conciencia ecológica.

Otra creencia es que la materia es pasiva e inerte, y que podemos manipular el mundo a nuestro alrededor para adaptarlo a nuestros deseos personales, económicos, nacionales, sin medir los efectos secundarios como la destrucción del equilibrio ecológico.

También está muy extendida la creencia de que la vida es una lucha en la que sobreviven los más aptos. Esta aplicación arbitraria de la teoría de Darwin de la selección natural justifica la competencia sin control y crea una brecha creciente entre un grupo cada vez más reducido de poder político y económico y la marginación de la mayoría de la población.

La sabiduría económica todavía dominante es que la competencia es buena y que el libre mercado regido por la "mano invisible" distribuye la riqueza. Cuando uno actúa por su bien, también actúa por el bien de la comunidad. Sin embargo la penuria de casi la mitad de la población mundial demuestra que este principio no funciona en el mundo actual, donde la desigual distribución del poder y de la riqueza distorsiona el funcionamiento del mercado.

Por último, persiste la creencia de que el egoísmo y el egocentrismo que caracteriza a la gente actual es la expresión inalterable de la naturaleza humana, que no puede cambiar y no va a cambiar. La gente siempre ha perseguido sus propios intereses y siempre será así, y en todo caso se interesará por su familia, empresa, comunidad o nación.

Ante la persistencia de estas creencias parece normal que los estados-nación y las empresas no sean capaces de unirse en un proyecto mundial.

Pero estamos viviendo un momento “líquido” de la historia, una crisis global es un momento en el que los sistemas de valores y creencias arraigadas pueden cambiar.

La otra cara de la moneda es que cada vez más personas sensibles están adoptando nuevas formas más responsables de pensar y actuar, son los llamados creativos culturales. Los valores alternativos están creciendo rápidamente, pero todavía no lo suficiente para provocar el cambio. Los líderes políticos cambiarán cuando cambien los votantes, los malos empresarios cambiarán cuando cambien los consumidores. Sumar la masa crítica suficiente y crear una red de personas y colectivos con peso político y económico necesario para implementar ese necesario y urgente cambio es, probablemente, lo más urgente e importante en estos tiempos, y a esa tarea fundamental tarea es a la que estamos todos invitados amablemente a participar.

7 comentarios:

  1. Este artículo es de imprescindible lectura, especialmente para los norteamericanos... quizás debería ser traducido pero supongo que eso ya existe en otro lugar, si no es así me ofrezco a traducirlo.

    También deberían leerlo todos los que aman la cultura norteamericana aunque no participen en ella. No sólo norteamericana, sino también europea.

    En realidad todo el mundo está así hoy en día, pero la cultura del "norte occidental" es la que más realiza este tipo de relación existencial con la naturaleza.

    Voy a promocionarlo de todas las maneras posibles. Entre otras cosas, les propongo bajar el video o que me envíen el archivo y subirlo en youtube en mi videocanal.

    Nadie das - servidor de Nadie.
    nadiedas@hotmail.com

    ResponderEliminar
  2. Excelente ese dialogo, excelente
    "La otra cara de la moneda es que cada vez más personas sensibles están adoptando nuevas formas más responsables de pensar y actuar, son los llamados creativos culturales"

    crew de activ@s culturales... hasta que seamos una legión de seren@, valiente e imparable infantería descalza desarmada... Los Pies Descalzos... The Nude Feet.. caminante no hay camino, y sí pies para andar
    Gracias mil Cristóbal!

    ResponderEliminar
  3. Gracias por los dos positivos comentarios, Nadie das, ya he visto que has colgado en tu blog el enlace al vídeo en inglés y español, gracias por tu entusiasmo, y María, creativos culturales, sí, creadores de una nueva cultura, esa es la esperanza, saludos fraternos a los dos

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola Cristóbal!
    Excelente blog. De hecho estoy preparando una entrada al respecto en el mio de Cinesofía, a raíz del estreno de Wall Street 2. Vivimos tiempos como nunca antes en la separación entre la consciencia individual y colectiva que va despertando, por un lado, y las instituciones que se supone deben contener, cautelar y desarrollar esa consciencia...
    Te invito a visitar mi blog:
    http://vitruvioyelcine.blogspot.com/
    Muchos saludos
    Christian

    ResponderEliminar
  5. Hola Christian, gracias por tu comentario, he visitado tu blog y me ha parecido muy interesante, aquí publicamos hace un tiempo un artículo sobre la película Avatar que quizá te interese:

    http://espiritualidadypolitica.blogspot.com/2010/03/psicologia-y-religion-en-la-pelicula.html

    saludos cordiales

    ResponderEliminar
  6. Gran post, Cristóbal, gracias por tu dedicación.
    Fantástico vídeo. Pero para implementar el sistema que ella propone se necesita dinero. Yo te cuento mi rueda. Para comer bien y ecológico se necesita ganar sueldos dignos, que la masa poblacional que más sufre tenga el aliciente de poder alimentarse BIEN y SANO. Pero resulta que sólo pueden hacerlo... algunos. Cuando yo voy al Erosky últimamente las ofertas están agotadas: lo único que queda es el precio. Es decir, compramos lo más barato no porque no seamos conscientes sino porque no llegamos a fin de mes. Y éste no es un problema aislado: se está ganeralizando. Pues nada, compre "crudo" y cocine: estamos en las mismas, se me van 150€ al mes en iberdrola (tengo vitro) porque la mafiosa compañía de luz ha decidido duplicarme el precio del kilovaltio, y encima si me quejo me sueltan unas explicaciones kafkianas que ni ellos mismos se creen... tanto como afirmar que este año he pagado "prácticamente" lo mismo que hace dos años, y cuando le pregunto al señor que me atiende que me lea una factura del 2008 me dice que el sistema no se lo permite...
    ¿Pero de qué estamos hablando? Yo no dudo que este sistema pueda cambiar, pero creo que se necesitarán varias generaciones en medio para que empiecen a verse los resultados (si la tierra lo permite) y que entremedias morirá mucha gente. Un tema incómodo, sí, pero no hay que ser muy listo para verlo. Y lo que veo yo es que los mejor alimentados, los ecologitos, son los más acomodados, lo cual es normal, porque no podemos pedirle al pobre pibe que junta coltran que recicle. Sería absurdo, ¿verdad? Pues en este país hay cada vez más juntadores de coltran. Lamentable, con lo lindo que era.
    Este sistema demencial implementado por USA que robó todo el material a Hitler para aplicarlo de forma sofisticada y a largo plazo por todo el mundo, nos ha vuelto insensibles a la necesidad ajena e irresponsables frente a nuestro único hogar, que es la tierra. Empecemos por casa: hay quienes ya no queremos vivir así. Hay quienes apostamos por la aldea urbana (o rural), por la comunidad de intercambio y el habitat sostenible a partir de la conciencia en solidaridad. Yo creo que es la única alternativa. Pero conozco también demasiada gente que come pan integral todo el día y es incapaz de compartir si acaso un pedacito de su tierra con alguien y es ahí donde se les ve la pluma. Por qué digo esto: porque esa gente es la que más me preocupa, me preocupa más que el empresario corrupto que debería extirparse -lo digo con todo desparpajo- extirparse, sí, ir a la carcel porque no creo en la pena de muerte. Lo que sugiero es que hay demasiada difusión y poca acción, ya lo decía Joan de Triodos en el vídeo que subí a mi blog, porque el individualismo SIGUE, el miedo a la invasión del espacio sigue, el egoismo sigue... difícil lidiar con eso. Lo tenemos muy arraigado.
    España empieza a parecerse peligrosamente a la Argentina del corralito. Cuidado.
    Qué digo... yo creo que en Europa hay un corralito encubierto, ¿cuándo será la hora de que se dén cuenta?
    :+

    pd. perdona la extensión con pasión, Cristóbal, pero es que este post es muy motivador...

    ResponderEliminar
  7. Querida RAB, perdona el retraso en contestar,

    me ha encantado tu comentario, como todos los tuyos, con los pies en la tierra y la cabeza en el cielo, en lugar de contestarte te voy a hacer una propuesta, ¿me permites publicar tu comentario, junto con otro, en una nueva entrada en el blog?, además de vuestras dos opiniones daría mi opinión, si se me ocurre algo..., es un debate muy interesante, puedes cambiar el texto si quieres,

    saludos de Cristóbal

    ResponderEliminar

Por favor, no hagas comentarios insultantes o injuriosos, ni difames o acuses de faltas o delitos no probados

Cristóbal Cervantes
espiritualidadypolitica@gmail.com