26/6/10

Santiago Niño Becerra, Cumbre del G-20 y los desencadenantes de la crisis

El economista Santiago Niño Becerra ha escrito en su artículo de ayer en La Carta de la Bolsa sobre la Cumbre del G-20, Estados Unidos y Europa, y los posibles desencadenantes de la crisis sistémica mundial. Coincidimos con Niño Becerra en que la fase de precrisis que comenzó en 2007 se está acabando y está a punto de comenzar la crisis. Reproducimos a continuación un extracto del artículo por su interés:


"(Marte y Venus, ¿se acuerdan?: USA era Marte y Europa Venus. ¿Eran, o lo siguen siendo?. USA dice que hay que continuar estimulando la economía, hasta el 2013, Europa que hay que consolidar. USA está con que el déficit no importa ahora porque si se frena la máquina se podría colapsar la recuperación, Europa con que si no se corta el déficit la confianza en el euro irá a mucho menos. USA dice que, apoyada en esos estímulos ya está recuperándose; Europa arguye que hacen falta reformas profundas para crecer, exportando, claro.

El problema de USA, pienso, es continuar creyendo que las cosas van a seguir siendo como han sido: que los demás le van a financiar su economía como, de una u otra manera, han estado haciendo desde el fin de la II Guerra Mundial (porque a esos demás también les ha convenido, evidentemente), y eso ya no va a ser así, ¿el motivo?, la deuda.

En el fondo todo es capacidad de endeudamiento, todo es crédito, todo es deuda, y la capacidad de endeudamiento de todos con respecto a todo está agotada, y las posibilidades de dar y de obtener más crédito no existen (en el estado en que se hallan las entidades financieras …), y la deuda ya no puede aumentar más.

USA dice que sí porque quiere creer que las cosas continuarán igual que siempre, Europa sabe que el muelle ya no da más de sí. En el fondo USA sabe que no tiene otra alternativa: su modelo interno se ha basado en esa forma de hacer y no sabe de otra; y Europa quiere creer que estrechándose el cinturón y empobreciéndose va a poder superar el atracón que se ha estado dando. Pienso que no, que de-lo-que-ya-estamos no se sale con ‘más madera’, tampoco con una ‘dieta de hambre’: los procedimientos han de ser otros: ‘Lo necesario es lo importante’, ya saben, pero algo así tiene consecuencias.

Algunas/os de Uds. me han preguntado cuál podría ser el desencadenante de la crisis, aquello que los libros de Historia apunten como el momento cero de la crisis sistémica en la que a efectos prácticos ya hemos entrado, pienso que ese desencadenante bien podría ser la puesta en fase de una serie de factores: el desencuentro inarreglable al que se va a llegar en Toronto, las filtraciones sobre profundos problemas por los que ya estarían pasando varias entidades financieras, el malestar de las poblaciones derivado de la pérdida en su poder adquisitivo que ya se está produciendo, los anuncios de disminuciones en la oferta de commodities (¿0,8 millones de barriles menos por la fuga del Golfo de México?), las consecuencias de las tensiones varias que pueden derivarse de hechos como el lanzamiento del nuevo satélite espía israelí, … Pienso que nos hallamos en el momento idóneo para que se inicie algo, por ejemplo … una crisis sistémica. Esta, por ejemplo)".


Otros artículos relacionados en el blog:
Resumen del libro El crash el 2010, de Santiago Niño Becerra
Enlace a todos los artículos de Santiago Niño Becerra publicados en el blog
Enlace a todos los artículos sobre la crisis sistémica publicados en el blog desde el año 2007

8 comentarios:

  1. Maldita la hora en que vine a Babilonia.

    ResponderEliminar
  2. Querida amiga, todas las generaciones anteriores a la nuestra han vivido una gran crisis en sus vidas, una guerra, una epidemia, un desastre natural, etc, nuestra generación hasta ahora se había librado, pero parece que ahora nos toca,

    además la crisis de verdad viene ya de décadas, ¿o no es una gran crisis que todos los días mueran niños de hambre y enfermedades curables?,

    ánimo y a enfrentar la crisis intentando ser parte de la solución y no del problema,

    un abrazo de Cristóbal

    ResponderEliminar
  3. Ojalaá pudiera ser tan optimista como tú...

    ResponderEliminar
  4. Yo no interpreto optimismo de mis palabras, pero si tú lo dices, será verdad :-)

    ResponderEliminar
  5. Me imagino que tú lo interpretarás como realismo. Debería serlo, al fin y al cabo un cambio de conciencia no debería ser tanto un acto de fe como de sensatez.
    Buen domingo.

    ResponderEliminar
  6. ¿Por qué nos preocupa tanto lo que grupos como el G20 digan? Ya sabemos que ellos no van a solucionar nada, sus políticas y nuestra conformidad nos han conducido a esta crisis.

    ResponderEliminar
  7. El cambio va a empezar cuando se admita que todos lo hemos permitido. Por eso hay que hacerse oir. Así como en su momento se permitió, puede dejar de hacerse.

    ResponderEliminar
  8. ARREPENTIIIIOOOOOOOS!!!!

    ResponderEliminar

Por favor, no hagas comentarios insultantes o injuriosos, ni difames o acuses de faltas o delitos no probados

Cristóbal Cervantes
espiritualidadypolitica@gmail.com