6/10/09

Mis nuevas previsiones. Una crisis sistémica. No hay vuelta de hoja pese a los impulsos, por Santiago Niño Becerra

El Señor Pedro Solbes (¿por qué, bastantes, ahora le echan de menos?) dijo en una ocasión que las previsiones, a la que se hacen públicas, ya son viejas, lo que es muy cierto: la realidad siempre está en movimiento. Pero las previsiones suponen un algo fundamental: son la consecuencia de una tendencia en función de lo que se está considerando y suponiendo. A continuación las últimas que he elaborado referentes al reino: a 30 de Septiembre (si quieren comparar, las anteriores las publiqué en lacartadelabolsa el 15 de Marzo). De entrada, una aclaración (pienso que tal y como están las cosas es necesaria): estoy suponiendo que no va a producirse ningún cambio en el sistema de cálculo ni de registro de los macroagregados comúnmente utilizados, tampoco ninguna modificación en su composición; lo digo porque las intenciones de cambiar y de alterar cosas van a ser crecientes.


Bien, ¿qué es lo nuevo en relación a seis meses atrás?. Tres cosas. Una: los efectos animadores del Plan E y similares; otra: el descenso del euribor que, como ese anuncio de la tele, ha metido un poco de dinero en el bolsillo de bastantes españolas y de bastantes españoles y que ha generado, en estas y estos, la ilusión de ‘tener más’; otra más: el deseo de la población de que las cosas se arreglen es, si cabe, más fuerte que en Marzo, lo que hace que, aunque la calle esté cada vez menos limpia, la esperanza en EL milagro que todo lo arreglará siga siendo casi tan fuerte como en Marzo.

Y a partir de ahora, ¿qué?

El problema de los impulsos (de cualquier impulso) es que llega un momento en que se agota; además, los impulsos (todos los impulsos) pueden tener dos consecuencias nefastas: 1) generar una falsa sensación de euforia (efecto anfetamina), y 2) crear acostumbramiento: expectativas de que nuevos estímulos serán arbitrados cuando los actuales pierdan consistencia (efecto supervivencia asistida). Ambos, pienso, se han dado y, de momento se continúan dando (en todo el planeta), pero una situación como esa tiene fecha de caducidad: viene dada por su insostenibilidad física: llega un momento en que el montaje, cualquiera que este sea, no da más de si.

En España, y desde la oferta, las fuentes generadoras de PIB, y debido a lo anterior, acelerarán su caída: construcción, turismo automóvil, manufacturas; desde la demanda, progresivo hundimiento del consumo privado y de la inversión, así como del consumo de un Estado crecientemente deficitario. El comercio exterior en retroceso: exportaciones: ¿a dónde exportar en un escenario que se cierra sobre si mismo para defender ‘lo suyo’?, importar: ¿qué, si no puede pagarse y/o no es necesario aquello que se desea?. El símil de esta situación podría ser una reacción nuclear.

Agotado el impulso y agotada la posibilidad de crear nuevos impulsos, la actividad va retrocediendo, y un Estado, crecientemente empobrecido, poco puede hacer por revertir la situación. La actividad se va enlenteciendo, la generación de PIB va retrocediendo y el desempleo del factor trabajo aumentando (en España más debido a su reducida productividad y a la composición de su PIB) de forma acelerada: como si la economía estuviese impulsada por un desmultiplicador que va realimentando el proceso.

La tendencia a lo largo de todo el 2010 será, entiendo, claramente a la baja: decididamente desde Enero (cada vez peor, pero llegaremos a Navidad como sea) y aceleradamente desde mediados de año: cuando la insostenibilidad física referida se pondrá, pienso, totalmente de manifiesto (momento en el que, pienso, mayoritariamente, se dejará de esperar EL milagro, lo que aumentará la degradación del proceso). ¿La inflación?; suavemente negativa como balance final del año en curso, y decididamente negativa en el siguiente, fundamentalmente porque quienes consumen (lo que sea) irán experimentando un paulatino retroceso en su capacidad de ¿compra?.

A partir de mediados del 2010, el derrumbe. Privada de cualquier capacidad compensadora porque ya estará agotada (Estado, crédito, confianza), la situación va entrando en una desaceleración continuada que se manifiesta con toda su virulencia durante el 2011 (en España más debido a su nivel demográfico y a su modelo productivo). En un escenario como ese pueden imaginarse de que tipo serán las expectativas.

Como consecuencia de esta situación, es previsible que se produzca una expansión de la economía sumergida: la única posibilidad, y una generalización de las situaciones de subempleo y de desempleo encubierto del factor trabajo. El consumo (de todo) es asumible que caerá, por lo que gran número de bienes y servicios dejarán de producirse y de prestarse, lo que abocará a caídas de precios y a que los índices de precios pasen a ser muy poco significativos (como la mayoría de los datos económicos y sociales que sean publicados).

Un panorama de crisis sistémica, en definitiva.

Santiago Niño Becerra. Catedrático de Estructura Económica. Facultad de Economía IQS. Universidad Ramon Llull.

Fuente: La Carta de la Bolsa

También puedes leer en el blog:
Resumen del libro El crash del 2010, de Santiago Niño Becerra
Enlace a todos los artículos publicados en el blog de Santiago Niño Becerra

10 comentarios:

  1. Estimado Cristobal;

    Ante la situación nefasta que nos has dibujado, no fruto de tu creatividad, en lo concerniente a los errores que se han cometido para llegar a la situación en la que nos encontramos de desesperada y doliente caida libre, si inmensamente creativo en cuanto al despliegue de terminos y glosarios ecónomicos y de visionario futuro inmediato y a medio plazo de contenido brillante e intachable, solo me queda añadir; "que tenemos lo que nos merecemos", que la vida y las ansias de vivir, se deben cimentar en la colaboración y desarrollo de todos y para todos, que la codicia y la avaricia de algunos para acumular riquezas a cualquier precio en muchos, muchiiiisimos casos, es inmensamente desproporcional a lo que se van a llevar el día de su muerte, que será nada, en el más absoluto vacio, pero mientras tanto, han dejado en la estacada a su projimo, por una clara falta de integridad, valores y principios.

    Ghandi dijo con extraordinario acierto;

    "En el mundo, hay suficientes recursos para satisfacer las necesidades de todos, pero no tanto como para satisfacer la avaricia de algunos"

    Un Abrazo y Luz para el Camino
    Sergio Sanz

    ResponderEliminar
  2. Estimado Sergio, recuerdo que también decía Ghandi que había que vivir sencillamente para que otros sencillamente puedan vivir, en efecto, podemos decir que tenemos lo que nos merecemos en el sentido que toda acción tiene consecuencias, y las malas acciones del pasado y el presente las están pagando ya miles de millones de personas en el llamado Tercer Mundo y parece que ahora le toca al otro mundo rico vivir su propia crisis, la crisis a la que nos ha llevado el consumismo devorador, el individualismo competitivo, la irresponsabilidad de un sistema de vida suicida ecológica y socialmente que lógicamente tiene sus consecuencias, y me temo que las vamos a ver en esta crisis económica mundial que no ha hecho nada más que empezar,

    gracias por tu comentario,
    saludos cordiales de Cristóbal

    ResponderEliminar
  3. Hola Cristobal.

    Saludos cordiales. Lo que no me queda claro en el texto de Santiago Niño es si sus previsiones concretas son para España o para toda la economía global. Supongo que se referirá a España. En ese caso sería interesante saber sus pronósticos para la evolución global del capitalismo, como sistema tiránico global, en los próximos años.

    Aprovecho este comentario para dejaros una convocatoria para mañana en Sevilla:

    Manifestación por la Madre Tierra y contra la mercantilización de la vida. 12:30. Prado de San Sebastián. Sevilla. Llegará hasta la Plaza Nueva y allí se leerá un manifiesto. Creo que va a haber bastante gente. Os animo a que os paseis por allí a todos los que os coja cerca. Espero que sea una experiencia potente, vital, alegre y emotiva.

    Un abrazo para ti y todos tus lectores.
    Salud y rebelión.
    Javier.

    http://alterglobalizacion.wordpress.com

    ResponderEliminar
  4. Hola Javier, las previsiones del artículo se refieren a España, pero para el autor la crisis es mundial, puedes ver más información sobre su visión del futuro del capitalismo en los enlaces que aparecen al final del artículo,

    un abrazo de Cristóbal

    ResponderEliminar
  5. Perdón, pero no entiendo una mierda..Por qué la inflación y el pib a finales de 2010 es mayor que al principio, si dice que a mediados de 2010 empeorá la cosa. Mi no entender!!

    ResponderEliminar
  6. Hola, quizá la imagen es pequeña y no se distinguen bien los números, si se pulsa en la imagen se amplía, las cifras que citas de PIB e inflación son mayores pero con un signo negativo delante, es decir, la caída del PIB y la inflación (deflación) será mayor en 2010 que en 2009, siempre según las previsiones de Niño Becerra,

    saludos de Cristóbal

    ResponderEliminar
  7. Hola, Cristobal. Me estaba refiriendo a la evolución entre enero y diciembre de 2010 en lo que respecta al PIB e inflación. Se supone que tendría que haber una evolución negativa , ya que a mediados de 2010 se produciría, según este autor, un punto de inflexión negativa importante. Sin embargo el pib aumenta (-4,5 (enero)/-4,3(dic.)) y con la inflación pasa lo mismo de manera más notoria (-2,0(ener)/-1,0(dic.)) A lo es porque soy un lerdo en economía, pero no entiendo la evolución de la que habla.

    saludos javier

    ResponderEliminar
  8. Parce que me he comido una palabra en la última frase.Quería decir: "A lo MEJOR es porque soy un lerdo en economía, pero no entiendo la evolución de la que habla".

    saludos javier

    ResponderEliminar
  9. Hola Javier, no había entendido tu primer comentario, las dos cifras que pone cada año son las previsiones máximas y mínimas, el no da ninguna cifra exacta sino entre un máximo y un mínimo, es decir, la primera cifra no es de enero y la segunda de diciembre, sino que las dos son previsiones para el conjunto del año, por ejemplo, no dice que la inflación será del - 2 en enero y del - 1 en diciembre, sino que sus previsiones son que la cifra real del cómputo del año esté entre el -1 y el -2, ¿me explico?,

    saludos de Cristóbal

    ResponderEliminar
  10. Ok. Gracias Cristobal, ahora lo he entendido, pero me sigue llamando la atención que cóloque primero la máxima y luego la mínima, cuando el orden lógico sería el contrario. A la hora de cuantificar el desempleo parece que opta por hacerlo en el otro orden(?).. Tal vez sean cosas de economistas, no sé..

    Luego observo que la orquilla max-min en la inflación es mayor que la del cálculo del pib: en 2010 da hasta un punto de diferencia en la inflación y en 2011 hasta 3! Así será más fácil de acertar, claro..Las diferencias de desempleo en 3 puntos en 2010 y 2011 también me llaman la atención.

    saludos Javier

    ResponderEliminar

Por favor, no hagas comentarios insultantes o injuriosos, ni difames o acuses de faltas o delitos no probados

Cristóbal Cervantes
espiritualidadypolitica@gmail.com