12/4/07

La búsqueda de la cohesión en la era de la fragmentación, por Don Edward Beck


Del Nuevo Orden Mundial hacia la Próxima Malla Global

Al principio del capítulo 17 de nuestro libro “Dinámica en Espiral” anotamos:

“La Guerra de cien horas de George Bush en el Golfo Pérsico y el desfile triunfal al estilo Cesar a lo largo de Washington, D.C. en 1991 se convirtió en el último destello de su crepúsculo. Nunca se recobró de la victoria. En su discurso anunciando la operación “Tormenta del Desierto” había proclamado: “Tenemos ante nosotros una oportunidad para forjar, para nosotros y las futuras generaciones, un Nuevo Orden Mundial”.

El término “Nuevo Orden Mundial” no solo se volvió en sí mismo un símbolo temible de la dominación por una élite minoritaria sino que también alimentó temores paranoicos de una nueva marcha militar siguiendo la cadencia de una única ideología. Más tarde el presidente Bush calmó los ánimos ante la Asamblea General de las Naciones Unidas con las siguientes palabras: “En síntesis, buscamos una pax universalis construida sobre un entendimiento común”. Ha llegado el momento de renovar la búsqueda de un principio de operación global y su proceso.

Esta búsqueda de una Próxima Malla Global se basa en una pax universalis, una iniciativa que pretende alcanzar “un entendimiento común” acerca de cómo nosotros, en calidad de pueblo, emergemos a través de niveles de complejidad. Mientras que el término “orden” conduce a la idea de sistemas cerrados y reglamentación, el término “malla” sugiere una nueva forma de integración social que se basa en entrelazar juntas las ricas texturas de las diferencias humanas y las ataduras del cambio constante. El concepto de “malla” lleva consigo la capacidad de absorber la inmensa complejidad que hoy confronta la gente a nivel global, a medida que entramos en la próxima década, siglo y milenio.

La era de la Fragmentación

Nunca antes había cargado el planeta una tapicería tan rica en diferencias humanas, ya sea en su forma individual o grupal. El final de la Guerra Fría trajo consigo el derretimiento de la placa bipolar que cubría al planeta entero al tiempo que los profundos problemas étnicos comenzaron a hervir nuevamente. Décadas de deconstructivismo e igualitarismo en círculos académicos y de cultura popular liberaron sus entidades e intereses doblegados, que habían sido sometidos por las jerarquías de poder y control de Europa Occidental. El microchip influye inmensamente en la toma de decisiones por parte de un solo individuo. Los análisis de ADN hacen posible una identificación específica de cada persona del planeta. Los esfuerzos de personalización masiva son capaces de apuntar a cada persona y hasta especificar nombres dentro de revistas semanales. Es como si toda la historia psicológica de nuestra especie desde su mismo principio fuera reproducida en tiempo real y transmitida en vivo por la CNN. ¡Que tiempo asombroso es este!

Los seis ciegos y el elefante

La mayoría de la gente conoce la historia de los seis ciegos y el elefante. Uno descubrió la cola, otro el tronco, mientras los otros sintieron la pierna, el costado, colmillos y las orejas. Cada uno estaba totalmente convencido de que había descubierto la verdad, basados en la experiencia directa. Por supuesto, cada observador tenía razón acerca del elefante, pero solo sobre una parte del mismo. Ninguno había podido captar la totalidad. Esto mismo puede decirse sobre las variadas teorías políticas, económicas, religiosas, educativas y tecnológicas de nuestros días. Esto también incluye las diversas visiones del mundo o Weltanschauungen, o las numerosas teorías psicológicas, iniciativas de liderazgo o mandatos gerenciales que continúan siendo populares o han sido descartados en los cestos de basura de la sociedad. Los numerosos y a menudo acalorados debates oídos en las Naciones Unidas o en Asambleas Nacionales, Senados y Parlamentos reflejarán, del mismo modo, estas diferentes vistas parciales del elefante. ¿Mejor que seguir escarbando el vasto conjunto de las diferencias, unas contra otras en términos de opuestos adversarios, o sufrir las consecuencias cuando el conflicto asoma en la forma de beligerancia o guerra, no sería más útil encontrar una forma de construir una síntesis que pueda explicar por qué cada una emergió, dónde pueden ser útiles y cómo pueden contribuir a la Malla Global total?

Seguir leyendo artículo completo en IntegralWorld

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, no hagas comentarios insultantes o injuriosos, ni difames o acuses de faltas o delitos no probados

Cristóbal Cervantes
espiritualidadypolitica@gmail.com