25/4/07

2007: Menos guerras, pero estancamiento de los procesos de paz


El informe anual ‘Alerta 2007’ de la Escuela de Cultura de Paz habla del espejismo que provoca el estancamiento del número de guerras y confirma los problemas para consolidar procesos de paz y rehabilitación debido a otros intereses.

El estancamiento del número de conflictos armados, el incremento de procesos de paz y la cifra cada vez mayor de personas que entran en procesos de desmovilización podrían hacer pensar que en el último año ha habido avances en el mundo en materia de paz y no violencia. Pero se trata de un espejismo.

Como explican desde la Escuela de Cultura de Paz, es necesario hacer “una lectura menos optimista” o “más crítica” sobre esta cuestión porque aunque los datos anteriores son ciertos también lo es que cada vez hay más dificultades para impulsar con éxito procesos de rehabilitación posbélica, que hay crisis humanitarias muy graves e ignoradas por la comunidad internacional y que continúan aumentando las inversiones en armamento.

La Escuela de Cultura de Paz hace esta reflexión en Alerta 2007 (pdf), un informe anual que analiza lo ocurrido en materia de conflictos, derechos humanos y construcción de paz a raíz de varios indicadores como las situaciones de tensión, los derechos humanos, el dimensión de género y el respeto al derecho internacional humanitario.

A finales del 2006 había en el planeta 21 conflictos armados, los mismos que el año anterior. De todos estos, nueve tuvieron lugar en países africanos y ocho se localizaron en regiones asiáticas como Sri Lanka. “La triste novedad en el año 2006 fue el conflicto armado que desencadenó Israel en julio con la invasión del Líbano, que contribuyó a agravar la situación que se vive en la región con relación a los otros dos conflictos armados en los territorios ocupados palestinos y en Irak”, afirma el informe.

Otra de las preocupaciones, añade la Escuela de Cultura de Paz, es que “cada vez existen más evidencias de que la explotación del petróleo puede encontrarse en el origen de numerosos conflictos armados y de situaciones de tensión”.

Patrones occidentales para la rehabilitación posbélica

Aunque el número de conflictos se mantuvo en 2006 no se vio que los procesos de rehabilitación posbélica que estaban en marcha avanzaran, y eso, según la Escuela de Cultura de Paz, es signo de preocupación sobre todo porque “se continuó aplicando el patrón occidental de democratización”. Esto significa que en dichos procesos lo que se priorizó fueron la reforma del sector de la seguridad y la imposición de una economía de mercado como modelo económico.

“El comportamiento internacional en los escenarios de rehabilitación posbélica a lo largo del año 2006 no ha estado exento de intereses estratégicos y, por lo tanto, la mayoría de estas intervenciones no han sido neutrales, advierte el informe, que recuerda que la construcción de la paz “sólo puede funcionar si cuenta con la voluntad de los dirigentes nacionales y la implicación de la población”.

Asimismo, el análisis de la Escuela de Cultura de Paz también se detiene en cuestiones como las crisis humanitarias y el desarme. Sobre este último, el documento advierte que los gastos militares en 2006 alcanzaron unas cuotas “equiparables a las registradas durante la Guerra Fría”. Sobre las crisis humanitarias, en cambio, acusa a la comunidad internacional de agravarlas a consecuencia de “falta de voluntad política” y advierte de “la utilización de la hambruna, el desplazamiento forzoso y la violación como tácticas de guerra”.

Incidir en la prevención

A los 21 conflictos armados que tuvieron lugar el año pasado hay que añadir el aumento de los escenarios de tensiones políticas y sociales en numerosas regiones como Zimbabwe, Nigeria, Timor-Leste –donde los incidentes provocaron el desplazamiento de un décima parte de la población.

“La existencia de todas estas tensiones en un número prácticamente igual al del año anterior, más de 50, pone de relieve los pocos avances en materia de prevención de conflictos, señala la Escuela de Cultura de Paz, que alerta que la prevención “continúa siendo una asignatura pendiente mientras el discurso preventivo y su práctica no vayan de la mano y sepan realizar lecturas y globales de los problemas”.

Se trata, concluye el informe Alerta 2007, se actuar “a tiempo” para que las tensiones no se transformen en conflictos armados, de promover negociaciones, de “acompañar de forma inteligente” a los países que salen de una guerra, de evitar malos gobiernos y de fomentar el desarme, entre otros.


Fuente: Canal Solidario-OneWorld

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, no hagas comentarios insultantes o injuriosos, ni difames o acuses de faltas o delitos no probados

Cristóbal Cervantes
espiritualidadypolitica@gmail.com