8/3/11

¿Qué da fuerza a la no violencia?, por Jordi Pigem

Reproducimos a continuación este magnífico artículo de nuestro amigo escritor y filósofo de la ciencia Jordi Pigem, sobre las revoluciones no violentas de los pueblos árabes. El artículo fue publicado originalmente en el periódico La Vanguardia.

Pero antes queremos hacer una urgente y breve reflexión sobre una parece que posible intervención militar internacional en Libia. En este país se ha cumplido la cita de John F. Kennedy: "Los que hacen imposible la revolución pacífica harán inevitable la revolución violenta". Pero la solución no pasa, en nuestra opinión, por más violencia, entre otras razones porque no debe minusvalorarse la capacidad militar de Gadafi, por otra parte una acción militar de occidente sería un grave precedente y puede hacer fracasar todos los intentos actuales de lucha por la libertad y la democracia de los pueblos del norte de África y Oriente Próximo, ¿queremos una nueva invasión como la de Irak?, es necesario dotar a la ONU de la autoridad en este conflicto y no actuar sin consenso internacional. Dicho esto, reproducimos el maravilloso artículo de Jordi Pigem:

Lo que sostiene a un gobierno no es la ley ni el ejército, sino las convicciones y los valores de la sociedad

Un nuevo anhelo de libertad está despertando, un anhelo que va acompañado por la madurez de saber que la violencia ya no sirve. No sirve ante las sofisticadas armas de los ejércitos contemporáneos. Pero, sobre todo, no sirve porque hay un arma mucho más poderosa: la no violencia. Requiere mucho más valor que empuñar un arma de fuego, pero es mucho más efectiva, pues toca el núcleo de todo lo humano: la conciencia. La no violencia es el fruto del coraje yde la autoestima. Y como afirmaba Martin Luther King, un "firme sentido de autoestima" es el arma más poderosa contra toda opresión.

La no violencia tiene una larga historia en el mundo musulmán. Uno de sus episodios más impresionantes sucedió el 23 de abril de 1930. Abdul Gaffar Kahn, amigo y compañero de Gandhi, había formado una organización de valientes noviolentos, los Khudai Khidmatgar, para luchar contra la ocupación británica. Cuando Gaffar Kahn fue arrestado, sus seguidores se congregaron en una plaza de Peshawar. Pese a las órdenes del ejército, se negaron a retirarse. El ejército empezó a disparar, pero ellos no se inmutaron. Gene Sharp ha descrito así lo allí ocurrido: "Cuando los que estaban en primera línea caían a causa de los disparos, una nueva línea de hombres avanzaba con el pecho descubierto y se ponían a tiro, hasta el punto de que algunos de ellos recibieron hasta veintiuna heridas de bala en el cuerpo, mientras los demás se mantenían en su lugar sin caer en el pánico… Esta situación prosiguió desde las once de la mañana hasta las cinco de la tarde". Gaffar Kahn había enseñado a sus seguidores que el arma más poderosa es la paciencia y la integridad. Stéphane Hessel (ex embajador francés, de origen judío y superviviente de campos de concentración) explica en Indignez-vous que las autoridades israelíes, desconcertadas ante el poder de la no violencia, han tenido que calificar como "terrorismo no violento" (!) las pacíficas protestas de los ciudadanos de Bil´in ante el muro que los segrega.

En última instancia, lo que sostiene a un gobierno no es la ley ni el ejército, sino las convicciones y los valores compartidos por la sociedad que lo legitima o lo consiente. Cuando esas convicciones y valores cambian, el poder pierde su legitimidad y está llamado a caer tarde o temprano. Como declara el artículo 1 de la Constitución de la Unesco, "dado que las guerras comienzan en las mentes de los hombres, es en las mentes de los hombres donde hay que construir los baluartes de la paz". También es en las mentes de los hombres y mujeres donde se construyen los baluartes de un mundo mejor.

Las estructuras caducas que están llamadas a caer no se circunscriben a los países árabes. Martin Luther King pedía en 1967 "una revolución radical de los valores" que nos lleve de una "sociedad orientada a las cosas a una sociedad orientada a las personas". Incluso un célebre economista como Keynes imaginaba un futuro en el que el afán de lucro y la codicia serían considerados "inclinaciones semipatológicas". Buena parte del mundo sigue dominado por infelices psicópatas obsesionados por el poder y el dinero. Pero el mundo se quiere mudar. Una nueva sociedad, posmaterialista, sostenible y solidaria, pugna por nacer.

Enlace a todos los artículos de Jordi Pigem en el blog

6 comentarios:

  1. Cristóbal: estamos muy agradecidos contigo. Hace años que disfrutamos de tu blog. Nos encanta y hemos aprendido mucho con los materiales que compartís. Y nos hace bien que exista. Vuele desde Uruguay para vos un abrazo fraterno de la gente de Mateína.

    ResponderEliminar
  2. Lamento decirle que el análisis sobre Libia que acabo de leer al principio de este post no puede ser más erróneo. La frase "Lo que sostiene[...]valores de la sociedad" del señor Pigem no podría ser una lección para Gadafi, por ejemplo. ¡Qué paradoja! Es una lección para los que se han fiado de la prensa burguesa y han entendido el conflicto libio (y otros) al revés. De hecho, el artículo que usted transcribe parece dar a entender que su autor no tiene ni idea de qué hay realmente detrás de lo que se ha dado en llamar sin matizaciones "revolución en el mundo árabe". Don Jordi y usted, Cristóbal, deberían saber a estas alturas quiénes son los violentos y quiénes no quieren la paz ni como medio ni como fin. Ni en el Norte de África, ni en Medio Oriente ni en prácticamente ningún sitio. ¿Le suena la palabra "Imperio"?

    Un consejo de nada: si hay que hablar de víctimas, brutales verdugos y reacciones internacionales,habrá que ir pensando en Israel y sus crueldades contra el pueblo palestino. La última ha sido cometida este mismo año con "pepinos" lanzados por F-16 de fabricación yanqui.

    No creo que estas cosas les quiten el sueño a la monárquica La Vanguardia (para mí La Retaguardia)y a la demás bazofia que no tiene en realidad categoría periodística ni informa de lo que debe. Es una pena que colaboraciones con esos medios no contradigan las líneas editoriales de los mismos, fundamentadas en la mentira sistemática.

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  3. Antes de todo quiero agradecerte tu esfuerzo por compartir tal información. Si todos difundieramos estos conocimientos podríamos crear una mayor conciencia. Sin aprendizaje no hay futuro, siempre es bueno escuchar a los demás.

    Un saludo.
    Namasté.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Mateina, Rafael y Leycosmica.org por vuestros comentarios, perdonad el retraso en contestar pero ando algo liado,

    Mateina, te agradezco mucho tus amables palabras, editáis un blog magnífico en Uruguay, felicidades desde España,

    Leycosmica.org, qué bueno tu cometario, totalmente de acuerdo, gracias,

    Rafael, aunque supongo que no te llamarás así, he visitado tu blog anti imperialista y es anónimo, no te identificas, pero veo que vives en Málaga, a apenas 200 km de mi casa, somos andaluces los dos,

    mi reflexión sobre Libia comienza diciendo "en mi opinión..", pero tu comienzas sentenciando que estoy equivocado, ¿qué debo responderte? ¿qué el equivocado eres tú?, pues no, creo que expresas una opinión que comparten otras muchas personas que defienden al "revolucionario" Gadafi y ven detrás de las revueltas las manos de la CIA para justificar una invasión militar de occidente y quedarse con el petróleo de ese país, como en Irak,

    como dice Leycosmica.org es bueno escuchar a los demás, me preguntas si sé lo que es un Imperio, te pregunto yo ¿conoces Cubadebate, Iar noticias y Rebelión?, sigo a los tres, entre otras webs anti imperialistas, estoy al tanto de las opiniones que pareces defender,

    pero yo no defiendo una invasión imperialista en Libia, todo lo contrario, ahora tampoco defiendo a Gadafi, y tampoco estoy seguro de que la CIA esté detrás de todas las revueltas árabes, aunque seguro que se está moviendo para defender los intereses del Imperio,

    cuando era niño, con Franco todavía vivo, nos decían en la escuela que no se movía una hoja de un árbol sin el conocimiento de Dios, que nos vigilaba a todos de cerca, nos veía aunque nosotros no lo viéramos a él, y nos juzgaba, ¡qué angustia!,

    hay gente, no digo que sea tu caso, que piensan que la CIA está detrás de todo lo que pasa en el mundo, no digo que no les gustaría, pero creo que hay hojas de árboles que se mueven sin que se entere la CIA,

    gracias por comentario,

    saludos cordiales,

    ResponderEliminar
  5. Excelente artículo, Jordi, muchas gracias. Yo también veo en los movimientos que se están dando ahora en el planeta un signo de que nuestras mentes están ganando terreno en cuanto a coraje, lucidez y sentido de la dignidad humana.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Claraluz por tus comentario, esa es nuestra esperanza, saludos cordiales

    ResponderEliminar

Por favor, no hagas comentarios insultantes o injuriosos, ni difames o acuses de faltas o delitos no probados

Cristóbal Cervantes
espiritualidadypolitica@gmail.com