8/1/10

¿Más de lo mismo? ¡No!, por Federico Mayor Zaragoza

Alerta: hay que evitar la “segunda ola”

Si se acepta que los financieros se conviertan de nuevo en los amos del mundo, la economía especulativa virtual volverá a hacer estragos. Y llegará la segunda ola más pronto de lo que pensamos. Los paraísos fiscales siguen repletos, inaccesibles, intocables.

Les han “rescatado”… sin asegurarse que su “codicia e irresponsabilidad”, en palabras del Presidente Obama, ya no volverán a crear problemas porque los sistemas de vigilancia y regulación lo impedirían.

Pero la economía virtual es de tal magnitud y el poder financiero tan fuera de escala, que si no se toman drásticas medidas puede verse gravemente afectado el destino común de la humanidad.

Corremos el riesgo de tener más de lo mismo: las mismas fuentes energéticas, los mismos transportes para los mismos consumidores, los mismos productos y bienes para los que habitan en el barrio próspero de la “aldea global”.

Parecen no darse cuenta de que se trata de un cambio sistémico y no de ciertas “reparaciones” en el capitalismo que ha desembocado en la gravísima situación actual. Es ridículo que estemos discutiendo días y días para que, por fin, como un gran éxito, la Unión Europea aporte para hacer frente al cambio climático la misma cantidad que se invierte en armas en sólo tres días actualmente.

Los Estados Unidos de Norteamérica, en el año 2007, invirtieron más de 800 mil millones de dólares en gastos militares. Luego igual cantidad para el “rescate” de los bancos de economía especulativa… ¿Y cuánto pueden ahora contribuir para sanar las heridas de la Madre Tierra y dejar a las generaciones venideras un mundo habitable?.

Es apremiante, pues, que los Estados impongan la supresión de los paraísos fiscales; que, al menos parcialmente, se reduzca la economía especulativa y se amplíe la producción y el consumo en amplios sectores de la población mediante un plan global de desarrollo sostenible, con fuertes inversiones en energías renovables, en producción de alimentos y agua, en salud, en transporte eléctrico, en la protección del medio ambiente, en viviendas ecológicas… Al desarme nuclear, tan bien liderado por el Presidente Obama, deberá unirse la rápida reducción de los arsenales militares (por cierto, se trata de armamento propio de guerras convencionales pretéritas, inadecuado totalmente para las confrontaciones presentes) que hoy, por la extraordinaria magnitud de los gastos que conllevan, representan –no me cansaré de repetirlo- más de 3 mil millones de dólares al día mientras mueren de hambre más de 60 mil personas.

Tenemos el conocimiento, la tecnología y los medios para hacer frente a los grandes desafíos. Pero necesitamos un marco ético jurídico a escala supranacional que tenga la autoridad y los recursos para poner orden en tantos desmanes actuales (tráficos de toda índole -¡personas incluidas!-, depredación del medio ambiente…). Unas Naciones Unidas reforzadas deben incluir plenamente a la Organización Mundial del Comercio, al Banco Mundial y al Fondo Monetario Internacional, y sustituir a los “globalizadores” de los G-7, G-8, G-20… que tantos perjuicios han causado.

Exijamos el cambio. Y estemos alerta porque la segunda ola, si les dejamos hacer, podría irrumpir de nuevo en nuestras vidas, aumentando todavía los actuales desgarros sociales.

El momento de la gran movilización virtual y real ha llegado. Es intolerable que un grupo de plutócratas atenten gravemente contra el destino de la humanidad en su conjunto.

El momento de la revuelta de la sociedad civil no puede demorarse. Debemos fijar una fecha no lejana para que sean millones los ciudadanos que, a través de los medios informáticos de comunicación, a través de manifestaciones y actos de la más diversa índole, levanten la voz, pacífica pero firmemente. Se cumpliría así el inicio de la Carta de las Naciones Unidas: “Nosotros, los pueblos…”.

Fuente: Blog de Federico Mayor Zaragoza
Federico Mayor Zaragoza es presidente de la Fundación Cultura de Paz y ex Director General de la UNESCO. Más información en Wikipedia

9 comentarios:

  1. Como sigamos así, nos pasará lo mismo que a la Atlántida.

    Namasté-OM

    ResponderEliminar
  2. Ahí, ahí, me ha dado fuerza leer este texto apremiante de Federico Mayor incidiendo en lo de acabar con la plutocracia de lo financiero y no permitir esa segunda ola que se ve venir. Definitivamente, me apunto a lo de la revuelta de la sociedad civil, pacífica pero sin embargo, firme. Luego ya llegarán los pequeños matices, pero tengo claro que no es momento de andarse con nimiedades que fragmenten un proyecto común de este estilo.

    Gracias por hacernos llegar este texto, Cristobal.

    ResponderEliminar
  3. Asi es , si de esta crisis hemos de sacar algo positivo es de la necesidad de hacer reformas, en muchos ámbitos (jerarquía-arquitectura financiera,instituciones supranacionales, dotar de mas fuerza legal al BPI, listas abiertas) todas las medidas para que como indica FMZ: "la ciudadanía tenga voz"

    ResponderEliminar
  4. Como dice Federico Mayor debemos conocer la realidad para transformarla, pero la "realidad" tiene muchos velos y miles de millones entienden por "realidad" una cosa distinta. Es justamente esta fisura entre la realidad de unos y otros la que se clava como un puñal y abre aún más la brecha. ¿qué le decimos a aquel que no tiene cómo alimentar a sus hijos?, o ese otro que no entiende por qué lo envían a una guerra... Vivimos en un mundo absurdo.. y ojalá estos diálogos logren romper esos muros llenos de arrogancia y sin razón que nos han tirado al precipicio.

    ResponderEliminar
  5. No se si ha llegado el momento de la gran movilización pero si creo que debemos hacernos concientes de lo que está pasando.
    Gracias Cristobal por traer el artículo, con tu permiso me lo llevo a mi blog.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por compartir vuestras interesantes opiniones, le dan valor añadido al articulo,

    espero que no sigamos así en esta crisis, para no terminar como la Atlántida, en oportuna metáforma de Naia, y que saquemos algo positivo, como dice Ramón, estoy con Rafael en que el artículo de FMZ es estimulante, una llamada al despertar de la sociedad civil, centrando lo importante y lo urgente, pero estoy con Marco Antonio, el principal problema es conocer la realidad para transformarla, y la realidad es poliédrica, depende del cristal con que se mire, pero hay también una realidad objetiva, los números, las cifras, los datos, en definitiva, la situación real de la economía, una situación que, en mi opinión, no es conocida por la mayoría de la sociedad, al menos la española, que sigue confiada en la inminente recuperación, así es imposible, creo, que la sociedad reaccione, lo primero es conocer la situación real de la economía, los futuros escenarios posibles, tratar a los ciudadanos como personas responsables y maduras, y conociendo la situación real se pueden empezar a hablar de acciones concretas en el plano macroecomómico pero también en el plano doméstico, establecer una lista de necesidades y prioridades y las medidas a llevar a cabo, pero de manera consensuada, integradora, participativa,

    por tanto creo que lo urgente ahora es reclamar información a nuestros representantes políticos sobre la situación real de nuestra economía, en cada país, que no tenga que pasar como en Grecia, que ha hecho falta unas elecciones y un cambio de gobierno para descubrir que están mucho peor de lo que creían todos,

    es sólo una modesta opinión, gracias de nuevo por vuestros comentarios,

    saludos cordiales de Cristóbal

    ResponderEliminar
  7. Hola Chencho, hemos publicado los comentarios tu y yo a la vez y no había leído el tuyo cuando lo he escrito, te agradezco que difundas el artículo, es para eso, como dices, tenemos que hacernos concientes de lo que está pasando,

    un abrazo de Cristóbal

    ResponderEliminar
  8. Hola, antes de nada Cristobal felicidades por el blog.

    Creo interesante lo que dice Mayor Zaragoza aunque no puedo dejar de sentir la evanescencia del discurso político contemporáneo al leer sus palabras ya que nada parece frenar el discurrir del proceso en el que estamos embarcados. En realidad, todo el sistema está montado de cara a satisfacer las demandas de la acumualción de capital a mayor gloria del capital financiero y ante esto ni los políticos son capaces de hacer algo, si es que lo quisieran hacer, ya que las reglas del juego no las ponen ellos.

    Creo que la solución de ciertos problemas exige de mayor radicalidad, aunque la expresión política de tal radicalidad es imposible en un sociedad en la que los medios, literalmente, construyen la realidad. Tanto de la realidad oficial como de la "realidad disidente". Y, por supuesto, también de las llamadas ideologías o posiciones conspiranoicas.

    De algún modo me da la impresión de que la política es también parte del espectáculo contemporáneo en el que todo colapsa...

    Siento ser tan apocalíptico. Lo cual, por cierto, no quiere decir que no se pueda hacer nada.

    ResponderEliminar
  9. Estimado amigo, estoy contigo en que el escenario actual es más propio de Matrix que de una sociedad libre, democrática, participativa, etc,

    puede que sea necesario que todo colapse para que del caos surja un nuevo orden, como sugiere la nueva física, pero confío en todas las pequeñas y grandes acciones que se están realizando en este momento por todo el mundo, acciones guiadas por la buena voluntad, el bien común, si confiamos de nuevo en la nueva física y en la resonancia morfogenética, puede que a partir de cierta masa crítica se produzca "un desbordamiento" que contagie al resto de la sociedad,

    quiero apoyar tu última frase, en la línea de lo expuesto por Federico Mayor, la sociedad civil tiene la última decisión, si se decide a hacer algo,

    un abrazo de Cristóbal

    ResponderEliminar

Por favor, no hagas comentarios insultantes o injuriosos, ni difames o acuses de faltas o delitos no probados

Cristóbal Cervantes
espiritualidadypolitica@gmail.com