12/4/09

Redescubriendo a Dios, por Andrew Cohen

Aquellos de nosotros que hemos trascendido los sistemas de creencia mitológicos sabemos sin ninguna duda que no hay ningún Dios en el cielo. Pero cuando despertamos a lo que llamo el impulso evolutivo – esa misteriosa pasión por evolucionar, transformarse y desarrollarse a cualquier nivel- redescubrimos quién es Dios. Cuando empezamos a experimentar la aspiración por evolucionar como esa única compulsión extática en nuestras mentes y corazones, esa es cuando el Dios que cae del cielo despierta en nuestro interior, como una urgencia por dar el siguiente paso.

Hace catorce billones de años, no había nada. Después, de repente, hubo una enorme explosión-una explosión que nunca se ha parado y que sigue reverberando. Así que lo que estoy describiendo es una perspectiva y un estado de conciencia en el que la primera causa es el despertar en sí mismo como el despertar a nuestro impulso por evolucionar. Esa es la Iluminación Evolutiva: cuando la chispa que inició catorce billones de años de desarrollo se volvió consciente de sí misma. Cuando te das cuenta de esto y lo reconoces como el nivel más profundo de tu ser, y eliges tomar la responsabilidad de ello, es cuando sabes sin ninguna duda que depende de ti el hacer de este mundo un lugar mejor. Depende de ti. Al darte cuenta, descubres una razón para vivir, que es el crecimiento espiritual. Es en donde encuentras la dignidad, el respeto por uno mismo, el significado último y el propósito final.

Fuente: Traducción de las enseñanzas semanales de AndrewCohen.org realizada por Pablo Nebreda, editor del blog Ondas en la Superficie del Ser
Andrew Cohen es director de la revista EnlightenNext

2 comentarios:

  1. Gracias por el crossposting ;)

    ResponderEliminar
  2. Hola Pablo, gracias a ti por permitirnos a los que no dominamos el english leer en tu blog semanalmente las traducciones de las palabras iluminadoras de A. Cohen,

    saludos cordiales de Cristóbal

    ResponderEliminar

Por favor, no hagas comentarios insultantes o injuriosos, ni difames o acuses de faltas o delitos no probados

Cristóbal Cervantes
espiritualidadypolitica@gmail.com