30/1/09

La cosmología de la dominación en crisis, por Leonardo Boff

Hay un inmenso sufrimiento en todos los estratos sociales, sean ricos o pobres, producido por la actual crisis económico-financiera. Más que el asombro es el sufrimiento el que nos hace pensar. Es el momento de ir más allá del aspecto económico-financiero de la crisis y descender hasta los fundamentos que la provocaron. De no hacerlo así, las causas de la crisis seguirán produciendo crisis cada vez más dramáticas hasta que se conviertan en tragedias de dimensiones planetarias.

Lo que subyace bajo la actual crisis es la ruptura de la cosmología clásica que perduró durante siglos pero que ya no explica las transformaciones ocurridas en la humanidad y en el planeta Tierra. Esa cosmología surgió hace por lo menos cinco mil años, cuando empezaron a construirse los grandes imperios, ganó fuerza con el Iluminismo y culminó con el proyecto contemporáneo de la tecnociencia. Partía de una visión mecanicista y antropocéntrica del universo. Las cosas están ahí las unas al lado de las otras, sin conexión entre sí, regidas por leyes mecánicas. No poseen valor intrínseco, sólo valen en la medida en que se ordenan al uso humano. El ser humano se sitúa fuera y encima de la naturaleza, como su dueño y señor que puede disponer de ella a su gusto. Esa cosmología partía de un falso presupuesto: que podía producir y consumir de forma ilimitada dentro de un planeta limitado, que esta abstracción ficticia llamada dinero representaba el valor mayor y que la competición y la búsqueda del interés individual producirían el bienestar general. Es la cosmología de la dominación.

Esta cosmología llevó la crisis al ámbito de la ecología, de la política, de la ética y ahora de la economía. Las ecofeministas nos hicieron notar la estrecha conexión existente entre antropocentrismo y patriarcalismo, el cual ejerce violencia sobre las mujeres y la naturaleza desde el neolítico.

Felizmente, a partir de mediados del siglo pasado, proveniente de varias ciencias de la Tierra, especialmente de la teoría de la evolución ampliada, se está imponiendo una nueva cosmología, más prometedora y con virtualidades capaces de contribuir a superar la crisis de forma creativa. En vez de un cosmos fragmentado, compuesto de una suma de seres inertes y desconectados, la nueva cosmología ve el universo como el conjunto de sujetos relacionales, todos inter-retro-conectados. Espacio, tiempo, energía, información y materia son dimensiones de un único gran Todo. Incluso los átomos, más que partículas, son entendidos como ondas y cuerdas en permanente vibración. Antes que una máquina, el cosmos, incluyendo la Tierra, se muestra como un organismo vivo que se autorregula, se adapta, evoluciona y eventualmente, en situación de crisis, da saltos buscando un nuevo equilibrio.

La Tierra, según renombrados cosmólogos y biólogos, es un planeta vivo –Gaia– que articula lo físico, lo químico, lo biológico de tal forma que el resultado es siempre favorable a vida. Todos sus elementos están dosificados de una forma muy sutil como solo un organismo vivo puede hacerlo. Solamente a partir de los últimos decenios, y ahora de manera inequívoca, da señales de estrés y de pérdida de sostenibilidad. Tanto el universo como la Tierra se muestran guiados por un propósito que se revela por la emergencia de órdenes cada vez más complejas y conscientes. Nosotros mismos somos la parte consciente e inteligente del universo y de la Tierra. Por el hecho de ser portadores de estas capacidades, podemos enfrentarnos a las crisis, detectar el agotamiento de ciertos hábitos culturales (paradigmas) e inventar nuevas formas de ser humanos, de producir, consumir y convivir. Es la cosmología de la transformación, expresión de la nueva era, la era ecozoica.

Necesitamos abrirnos a esta nueva cosmología y creer que aquellas energías (expresión de la suprema Energía) que están generando el universo desde hace más de trece mil años están también actuando en la presente crisis económico-financiera. Ellas ciertamente van a forzarnos a un salto de calidad rumbo a otro modelo de producción y de consumo, que efectivamente nos salvaría, pues sería más conforme a la lógica de la vida, a los ciclos de Gaia y a las necesidades humanas.


Leonardo Boff es teólogo, filósofo y escritor brasileño
Fuente: Koinonia

4 comentarios:

  1. Con todo el cariño, ¿alguna reflexión acerca de la naturaleza humana?. Según esta cosmología determinista, ¿por qué debería ser la "Humanidad" la que dé un giro, si el propio cosmos la va a colocar en su sitio?. ¿"El ser humano se sitúa fuera y encima de la naturaleza, como su dueño y señor que puede disponer de ella a su gusto"?¿no será más bien que el ser humano se sitúa por encima de cualquier otro ser humano sin importarle los medios para conseguirlo?, ¿por qué no se reflexiona sobre esto antes de intentar resolver los problemas "interplanetarios"?, ¿por qué pretendemos ser parte de algo más grande aún que el ser mismo de cualquier persona cuando no somos capaces de escuchar al que tenemos al lado?. Sinceramente, con mucho pesar pero con gran esperanza creo que la "intelectualidad" actual se ha saltado muchos pasos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias por compartir tu opinión, yo opino que las dos cosas que planteas van unidas, sentirnos parte de la Tierra es sentirnos hermanos de todos los seres humanos,

    y no creo que sea determinismo, creo más bien que a veces se nos olvida que el planeta se "preparó" durante millones de años para poder albergar seres humanos,

    saludos de Cristóbal

    ResponderEliminar
  3. Pues eso es la que dice la hipótesis del Gaia ¿no?, una teoría ecológica planteada hace décadas, y que dice que los seres vivos han adaptado a la Tierra para que pueda sostenerse la vida (por ejemplo, las plantas hicieron posible la existencia de seres como nosotros al aumentar la concentración de oxígeno en la atmósfera, ya que nosotros animales perezosos que necesitamos alimentarnos de otros y respirar oxígeno, no podríamos vivir si las plantas no hubieran existido primero, lo que plantea que el ser humano solo es parte integral del Universo, y no algo importante o especial, solamente una parte más. Los perros tienen la misma probabilidad de ser salvados milagrosamente de un accidente que los humanos. Somos parte)

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tu comentario, la hipótesis Gaia plantea, en mi opinión, que el planeta entero es un organismo vivo formado a su vez por seres vivos donde todo está interconectado, y como todo organismo vivo lucha por su supervivencia si se ve amenazada, como en este momento,

    pero decir que el ser humano forma parte del Universo es una cuestión en la que estoy de acuerdo, y decir que somos parte igual a otras cosas es otra cuestión en la que no estoy de acuerdo,

    creo que el Universo evoluciona hacia una mayor complejidad y una mayor conciencia, se puede ver cómo evoluciona la conciencia desde el mineral, al vegetal, pasando por al animal y llegando al ser humano, no todo es sólo física y química,

    y esa conciencia sigue evolucionado en cada uno y cada una,

    un abrazo de Cristóbal

    ResponderEliminar

Por favor, no hagas comentarios insultantes o injuriosos, ni difames o acuses de faltas o delitos no probados

Cristóbal Cervantes
espiritualidadypolitica@gmail.com