22/12/08

Las uvas de la ira, por Santiago Niño Becerra

Sí, John Ford, 1939, pero es mejor la novela: John Steinbeck, 1939 (¡Vaya rapidez para llevarla al cine!). Aquí, en el reino, ya tenemos una versión: en Jaén, en Córdoba, en Huelva, pero la nacional será más dura: hay implicada gente de fuera. ¿Es que nunca vamos a aprender?. En Francia, desde principios del año pasado ya se estaban produciendo enfrentamientos: franceses genuinos contra inmigrantes de segunda o de tercera generación. Bueno, ya han llegado: los enfrentamientos los tenemos aquí, y van a ir a más.

¿Cómo dicen?, ¿que a cuánto llegará la tasa de desempleo del factor trabajo en España?. Uds. conocen mis previsiones: 2008: 12,5%, 2009: 15% / 16%, 2010: 18% / 20%, 2011: 23% / 25%, 2012 – 2015: 25% +/- 2%, pero están elaboradas suponiendo cosas. Si no las supusiéramos tendríamos que decir que va a desaparecer todo el empleo que ha generado el ladrillo especulativo, el consumo a crédito , el dinero fácil; ¿de cuántas/os trabajadoras/es estamos hablando?. Ni idea. ¿Siete millones?, ¿ocho?, ¿más?.

Dicen que la población activa decrece cuando descienden las expectativas de encontrar un empleo, es cierto, pero sólo si ese trabajo ‘de más’ es para obtener un dinerillo ‘de más’ para hacer cosas ‘de más’. Ahora, en todas partes (más aquí) la gente ha adquirido unas deudas galácticas y necesita ese dinerillo ‘de más’ para atenderlas, y dentro de … ¡ya!, lo va a necesitar para sustituir otro/s empleo/s desaparecido/s en su unidad familiar (ya no digamos que esa unidad sea de un único miembro).

En mi opinión la tasa de actividad no va a descender, al contrario: se va a disparar: personas que no se habían planteado trabajar van a intentarlo a fin de complementar las caídas de renta de sus familias atrapadas por las deudas. La tasa de actividad va a tender al alza: en una atmósfera de demanda de trabajo a la baja, y con una población activa incrementada estos últimos años por una inmigración traída para generar un PIB que ya se acabó. En este decorado el Gobierno dice que va a crear 200.000 empleos: ¿los que se están destruyendo durante un trimestre?. Las uvas de la ira.

Lo que se está haciendo, lo que se va a hacer: medidas, planes, ¿es necesario?; quienes lo deciden, quienes dicen qué hacer con la pasta de todos: la recaudada, ¿están escogiendo para esa pasta los mejores destinos posibles?. ‘El objetivo es crear empleo’: ¿qué empleo?: ¿el útil?, ¿el necesario?, ¿el conveniente?; ¿se va a proponer, de nuevo, enterrar botellas para que dejen de crecer las uvas de la ira?. Pero ya no es posible volver a enterrar botellas: no hay recursos para fabricarlas, para transportarlas: los recursos son escasos y hay que utilizarlos para fabricar cosas necesarias, y las botellas ya no lo son. Pero esto nos lleva a otra cosa.

Los Gobiernos: de la UE, de USA, de JPN, fueron elegidos democráticamente en un momento en el que la situación no era ni parecida a la actual, una situación -la actual- que la inmensa mayoría de la población de a pie, de quienes votan, no entiende (ni se le explica), una situación que está cambiando minuto a minuto.

¿Por qué Gobiernos no elegidos en situaciones de caos como las actuales y mayoritariamente por personas a las que no se explicó las decisiones que se tomaron, que van a tomarse, deben decidir sobre cosas que afectan a todos y cuyas consecuencias se van a proyectar en el tiempo?. ¿Convocar, aquí, allá, elecciones ahora?, ¿qué resolvería?, ¿sobre que deberían elegir los votantes?.

Es un tema espinoso, claro: afecta a la esencia de la democracia, eso que es tan bonito y que tiene un origen tan feo: la inventaron unos señores -ninguna señora- que constituían una clase: la burguesía, para reclamar poder político hartos ya de generar PIB y de no pintar nada en política; la evolución de aquello es esto; el problema es que hoy la situación ha superado a sus inventores: aprendices de brujo: las implicaciones de las altas finanzas globalizadas que crearon en el caldero del sistema porque no les quedaba otra opción, han escapado a su control: las uvas de la ira.

¿Lo que ha sucedido en Grecia?: un aviso. Lo hemos dicho: Uds. lo han leído: los jóvenes, hoy, no tienen expectativas y a estas/os jóvenes de hoy se les puede engañar mientras ellas/os quieran y durante el tiempo que ellas/os quieran. Se dejan comprar: permiten que se compre su docilidad, su aquiescencia, su formalismo, y, lo cierto, es que hasta ahora no lo han vendido demasiado caro, pero hay que pagárselo, hay que continuar pagándoselo, si no, si alguien cree que se van a conformar con un no, se equivoca: quien así piensa no tiene ni puta idea de lo coriáceas/os que pueden llegar a ser las jóvenes y los jóvenes de hoy; ya sé, ya sé: no lo parecen. No pedían mucho pero se les dio de todo, ¡genial!, pero hay que continuar dándoles, ¿qué?, garantías de que van a continuar obteniendo lo que necesitan, que, por cierto: no es demasiado.

(El País de ayer, en sus Págs. 24 a 26, publicó una entrevista al Gobernador del Banco de España cuya lectura es más que recomendable, fundamentalmente porque, aunque el cargo es designado por el Gobierno (¿debería serlo?), la persona que lo ocupa es un técnico independiente (realmente, realmente, ¿sin sombra alguna de vigilancia?).

“Esta es la crisis financiera más importante desde la Gran Depresión. Como crisis económica aún no es la más importante (…)”. ¡Brutal!, sobre todo porque significa que se están empezando a decir cosas: ¿se imaginan como serán las nuevas cifras que el Gobierno publicará después de Reyes?).

Santiago Niño Becerra. Catedrático de Estructura Económica. Facultad de Economía IQS. Universidad Ramon Llull.

Fuente: La Carta de la Bolsa

Nota: La entrevista al Gobernador del Banco de España se puede ver en el siguiente enlace del periódico El País:
"La desconfianza es total". "Los consumidores no consumen, los empresarios no contratan, los inversores no invierten y los bancos no prestan..."

2 comentarios:

  1. ¡Se perdió la confianza¡Corren tiempos de cambios....

    ResponderEliminar
  2. Corren tiempos de cambios profundos, la desconfianza se está instalando en todas las capas de la sociedad, el futuro nunca fue más incierto,

    gracias por tu comentario,

    saludos de Cristóbal

    ResponderEliminar

Por favor, no hagas comentarios insultantes o injuriosos, ni difames o acuses de faltas o delitos no probados

Cristóbal Cervantes
espiritualidadypolitica@gmail.com