22/5/08

Injerencia humanitaria … ¡Siempre!, por Enrique Meneses


El prestigioso periodista Enrique Meneses, ha publicado en su interesante blog una reflexión sobre la injerencia humanitaria a propósito de la crisis en Birmania. Sobre esta idea ha escrito también en este blog Concha Pinós, Directora de Birmania por la Paz. Reproducimos a continuación el magnífico artículo de Meneses:

Entre los días 2 y 3, el ciclón Nargis devastó el sur de Myanmar y dejó una estela de muertos. Tres semanas más tarde, estima la Junta que 77.738 fallecidos y, al menos, 55.917 desaparecidos y otro tanto padecen heridas. Hay tres millones de personas, que desde aquel desastre, han perdido sus cosechas y carecen de reservas alimenticias. Desde el primer instante, se han movilizado las ONGs que operan en Extremo Oriente pero la Junta Militar, que gobierna el país, se ha opuesto a la entrada de toda ayuda. Es más, los alimentos recibidos por dos aviones de EE.UU. han sido parcialmente desvalijados por los militares.

La ayuda internacional está pendiente de permisos de una Junta Militar que mantiene el país bajo una dictadura sofocante donde se trafica con drogas, se explotan niños en trabajos que no se remuneran, y se hace dinero con la prostitución. Hace 18 años que la ganadora de las elecciones y Premio Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, Presidenta de la Liga Nacional por la Democracia, está en detención domiciliaria. Ban Ki-moon, Secretario General de las Naciones Unidas, ha convocado este domingo 25 de mayo, en colaboración con la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), una reunión de países donantes que tienen barcos cargados de ayuda frente a la costa birmana pero no tienen permiso de desembarcarla. La Junta dictatorial y la ONU son responsables de que 3 millones de seres humanos, sobre todo los más débiles, no dispongan de agua potable, alimentos y asistencia médica. Las enfermedades tropicales están causando ya enfermedades graves debido a la cantidad de cuerpos en descomposición que hay por el país. Solo la ASEAN ha sido aceptada por la Junta para coordinar operaciones y enviar cooperantes. Todavía no se sabe si las ONGs y sus técnicos podrán intervenir. Y el día 25 de mayo, hará … ¡23 días que esos 3 millones de personas, carecen de todo!

Corresponsales y ex corresponsales de guerra odiamos las guerra pero no somos sistemáticamente pacifistas. Yo no comprendo que el Secretario General de la ONU esté discutiendo con unos facinerosos, si van a pagar sus deudas o no. No creo que Francia o Gran Bretaña o Estados Unidos, que tienen barcos y aviones cargados y listos para repartir la ayuda, hayan sacado el tema de los pagos de esta operación, 6.462 millones de euros o deudas atrasadas. Se han conseguido visados para 17 expertos del Programa Mundial de Alimentos (PMA) que no pueden salir hacia los 120 campamentos de refugiados de la región de Irrawady, en el delta. No se puede tolerar el tiempo transcurrido en bizantinismos con una Junta dictatorial. Yo estoy, en casos como este, por una intervención militar internacional, aunque sea por la fuerza para, mediante un corredor humanitario, atender urgentemente a 3 millones de seres humanos que llevan 23 días padeciendo sed, hambre, heridas abiertas y graves enfermedades tropicales y, después, discutir dinero. Injerencia humanitaria ¡Siempre! Y sentar jurisprudencia.


Fuente: Blog de Enrique Meneses

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, no hagas comentarios insultantes o injuriosos, ni difames o acuses de faltas o delitos no probados

Cristóbal Cervantes
espiritualidadypolitica@gmail.com