27/5/08

Espiritualidad en el espacio exterior: el sentimiento cósmico de los astronautas


Cuando en el espacio, los astronautas han informado, en repetidas ocasiones, de una euforia inexplicable, de una "conexión cósmica" o de una mayor sensibilidad a su lugar en el Universo. La experiencia suena como de un plano superior, o de estar iluminado; parece que sin quererlo, los astronautas son capaces de alcanzar un estado mental similar al de los monjes budistas con la meditación. ¿Qué está ocurriendo cuando el cuerpo humano se sumerje en el espacio? ¿La gravedad Cero crea nuevas conexiones en el cerebro? ¿O es una respuesta humana natural a la inmensidad del espacio y la confirmación de lo pequeños que somos en comparación? Una cosa es cierta, parece que cuando los astronautas están de vuelta en tierra firme, han cambiado profundamente…

El 6 de marzo de 1969, Rusty Schweikart experimentó una sensación de que el universo entero estaba profundamente conectado. En ese momento, fue aplazada una caminata espacial fuera del Módulo Lunar de su Apollo 9, para realizar pruebas de próximos desembarques en la Luna. Ya después de haber sufrido la enfermedad del espacio (por lo tanto, retrasar la EVA), sintió una sensación de euforia:

"Cuando llevas girando alrededor de la Tierra durante una hora y media, comienzas a reconocer que te identificas con todo lo que ves. Esto produce un cambio… surge a través de ti, tan poderosamente, que te sientes como un elemento sensor de la humanidad".
-Russell "Rusty" Schweikart.

Dos años más tarde, Edgar Mitchell, astronauta del Apolo 14 (en una grabación conjunta con Alan Shepard, en una larga caminata de 9 horas y 17 minutos) que había tenido un "Efecto de Visión Global". Describió la sensación como de un profundo sentido de interconexión, con un sentimiento de gozo y atemporalidad. Se sintió abrumado por la experiencia. Se hizo profundamente consciente de que todos y cada uno de los átomos del Universo estaban conectados de alguna manera, y al ver la Tierra desde el espacio tuvo la comprensión de que todos los seres humanos, animales y sistemas son una parte de la misma cosa, un todo sinérgico. Era una euforia de interconexión.

Las experiencias de Schweikart y Mitchell no son anomalías aisladas, muchos otros astronautas desde la década de 1970 han informado del 'Efecto Visión Global'. Andy Newberg, un médico neurocientífico, con experiencia en medicina espacial, espera averiguar si se trata de un fenómeno psicológico real. Quizás haya una razón médica para un cambio real en la función cerebral de un astronauta cuando está en el espacio. Es más, él notó un cambio psicológico en los hombres y mujeres que han regresado desde el espacio:

"Puede decirse que a menudo, cuando estás con alguien
que ha volado en el espacio, es algo palpable".
-Andy Newberg

Newberg ha escaneado muchos cerebros, para tratar de entender cómo los seres humanos llegan a este estado de euforia en la Tierra. Las comunidades religiosas, mediadores trascendentales y otros alrededor del mundo, son capaces de experimentar estados similares y han centrado el interés de los neurocientíficos. En algunos casos, la meditación conduce a algunas personas a ver el cosmos como una red cuántica interconectada, donde la conciencia no es independiente, sino una parte del Universo. Ahora Newberg espera vigilar el cerebro de uno de los primeros turistas espaciales, a fin de comprender mejor la función cerebral de un ser humano en Gravedad-Cero.

Edgar Mitchell dijo que su caso personal ha cambiado su vida, revelando un Universo que había permanecido oculto hasta que experimentó el 'Efecto Visión Global', en la misión del Apolo 14, en 1971. Si este efecto es un cambio físico en el cerebro, o un conocimiento más profundo, aún no se sabe, Newberg espera encontrar algunas respuestas.

Fuente: Artículo original publicado en inglés en Universe Today . Visto en el interesante blog Navegando por la Red

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, no hagas comentarios insultantes o injuriosos, ni difames o acuses de faltas o delitos no probados

Cristóbal Cervantes
espiritualidadypolitica@gmail.com