7/4/08

Danzas de Paz para frenar la represión sobre el pueblo tibetano

El pasado domingo delante de la embajada china en Madrid



La danza sana, la danza festeja, la danza nos une, a través de la danza testimoniamos que los hombres y mujeres podemos vivir como hermanos. Eso es lo que hicimos el pasado 6 de abril, domingo por la tarde. Delante de la embajada china en Madrid testimoniamos, ante los que aún creen en la explotación y represión del hombre por el hombre, que esa relación de fuerza no puede continuar.

Testimoniamos por medio de la Danzas de Paz Universal que ningún dolor, menos aún en este mundo globalizado, nos es ajeno, que la opresión de la administración china sobre los tibetanos ha de cesar ya.

Evolucionan las formas de expresar solidaridad, de clamar el “basta ya” para denunciar el atropello. Las Danzas de Paz Universal surgieron con el anhelo de contribuir a crear un mundo en paz para todos. Frases sencillas tomadas de las más diversas tradiciones del planeta, pasos simples hacen posible que se genere una energía de armonía y belleza que se expande más allá del grupo que danza.

Creemos en el canto y su poder más que en el grito, en el círculo más que en la barricada, en los pasos que se unen y rítmicamente caminan más que en la patada, pero sobre todo creemos que nuestros espíritus unidos y comulgando en elevados ideales representan la forma más poderosa que hay sobre la tierra.

El pasado domingo, ante los ojos atónitos de funcionarios de la embajada que no paraban de sacar fotos, más de doscientas cincuenta personas pusimos nuestros pasos a caminar, nuestros labios a cantar y a proclamar que la hora de la confrontación ha de acabar, que la hora de la unión ha llegado. En mitad del ruido del tráfico incesante, en dos círculos concéntricos, delante del muro de la gran embajada, pusimos nuestros espíritus a sentir como un solo corazón solidario.

La tarea de solidaridad con el pueblo tibetano continúa.


Asociación Alalba
www.foroespiritual.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, no hagas comentarios insultantes o injuriosos, ni difames o acuses de faltas o delitos no probados

Cristóbal Cervantes
espiritualidadypolitica@gmail.com