6/10/07

La situación de la mujer en Birmania


La situación de las mujeres en Birmania es complicado. Por un lado, la persona birmana más famosa en el mundo es una mujer, Aung San Suu Kyi. Como secretaria general del partido en la oposición, elegida para el poder con una aplastante mayoría en 1990, y como ganadora del Premio Nobel de la paz en 1991, esta mujer inspira respecto internacional. Por otro lado, como en muchos otros paises, las mujeres son percibidas como inferiores a los hombres; hay un dicho birmano que dice" las mujeres están más abajo que los perros".

Las estadísticas muestran que esta creencia en la inferioridad de las mujeres está institucionalizada prácticamente en todas las esferas de la sociedad birmana. En la educación, en los índices de alfabetización, en la participación política y en salud, las mujeres en Birmania siempre van por detrás de los hombres.

La situación de la mujer en las minorías étnicas de Birmania es doblemente difìcil ya que están también perseguidas por su status étnico. El régimen militar ha estado haciendo la guerra contra grupos de minorías étnicas desde hace anyos, en un esfuerzo por "traerlos dentro del rebanyo" y forzarlos a la obediencia.

Estas constantes ofensivas militares han tenido un peso especial sobre las mujeres de estas minorías. Porque muchos hombres han tenido que irse a luchar, las mujeres se han quedado para cuidar de los ninyos y los ancianos. Miles de aldeas étnicas han sido recolocadas forzosamente o sus habitantes han abandonado sus casas por miedo a una ocupación militar o a algo peor. Comunidades enteras han sido desplazadas hacia el interior de la jungla o hacia los campos de refugiados en otros paises.

Qué impacto tiene esta disputa civil en la vida de cada día de estas mujeres? Por lo pronto significa que no sólo son refugiadas, sino que son refugiadas que deben proveer de un hogar a sus familiares. Son las únicas responsables de que haya suficiente agua, comida y combustible y ésto deber ser logrado en un ambiente extranyo que no es su casa. Se espera de ellas que mantengan a sus familias sanas y fuera de peligro en condiciones muy peligrosas. Están sujetas a todos los peligros que el ejército impone a un hombre, como el trabajo esclavo, la tortura o el asesinato, más a aquellos horrores adicionales que se basan en su género, como la violación o el matrimonio y/o embarazo forzoso. Tienen que criar a sus hijos y cuidar de los ancianos sin escuelas adecuadas, sin materiales y si apoyo. Frente a todas estas dificultades, las mujeres de birmania demuestran coraje, ingenio y fuerza cada día.


Fuente: Artículo publicado originalmente en inglés en Earthrights y traducido por Me no blind

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, no hagas comentarios insultantes o injuriosos, ni difames o acuses de faltas o delitos no probados

Cristóbal Cervantes
espiritualidadypolitica@gmail.com