2/10/07

La represión aplasta las revueltas democráticas en Myanmar



Varios periodistas se encuentran desaparecidos y miles de monjes podrían haber sido asesinados, según un oficial desertor

El enviado de la ONU se entrevistó ayer con Suu Kyi y hoy lo hará con el jefe de la junta militar birmana


La masiva presencia de soldados en las principales ciudades de Myanmar, la detención de al menos 1.500 activistas y la violenta actuación de las fuerzas de seguridad ante cualquier conato de protesta han llevado una cierta normalidad a la antigua Birmania. La mayoría de los detenidos son monjes budistas, cerca de mil, estudiantes y líderes de la oposición democrática.

Escuelas y comercios han empezado a abrir sus puertas, los autobuses urbanos recorrían de nuevo las calles y algunas pagodas han vuelto a abrir sus puertas a los fieles, ante fuertes medidas de seguridad, según informa Reuters.

Por su parte, el enviado especial de la ONU, Ibraim Gambari se entrevistó ayer en Rangún durante 90 minutos con la líder de la Liga Nacional para la Democracia, Aung San Suu Kyi, retenida en su domicilio 12 de sus 18 años de activismo contra el régimen birmano, sin que haya transcendido nada de lo hablado entre ambos. Según fuentes diplomáticas, Gambari se reunirá mañana, martes, con el jefe de la junta militar que gobierna el país, el general Than Shwe.

Periodistas desaparecidos

Los militares birmanos centran ahora sus esfuerzos en impedir que llegue al exterior información de lo que ocurre en el país. Así, al menos tres periodistas podrían haber sido detenidos -o asesinados, en el peor de los casos- por la policía birmana, según informa hoy The Irrawaddy , ligado a la disidencia birmana. Los periodistas son Kyaw Zeya, del diario The Voice; Nay Lin Aung, del Day News, y una informadora del Weekly Eleven News, cuyo nombre no menciona. Responsables de estos medios han afirmado que no tienen noticias de dichos periodistas desde la pasada semana.

Masacres y encarcelamientos

El medio digital Daily Mail informa hoy que miles de monjes budistas podrían haber sido asesinados y enterrados en bosques, según ha declarado un miembro del Ejército birmano, coronel Hla Win, que tras negarse a disparar contra los detenidos, habría desertado y huido del país.

Al mismo tiempo, casi 4.000 monjes budistas, que han sido detenidos en los últimos días en las manifestaciones habidas en distintas ciudades birmanas, serán encarcelados en unas condiciones de salud muy deplorables, según ha informado la cadena británica BBC.

Los hay heridos de diversa consideración y muchos han sido despojados de sus ropas. Buena parte de ellos siguen protestando contra el régimen de los militares negándose a tomar alimento, por lo que puede producirse una verdadera tragedia.

Cobrar por manifestarse a favor

Los militares, por su parte, sólo buscan la manera de silenciar las protestas y montan manifestaciones a favor de la junta a base de ofrecer dinero al que quiera participar en ellas. Miembros de la progubernamental Asociación para el Desarrollo y la Solidaridad de la Unión ofrecen a los residentes de Mandalay hasta 3.000 kyat diarios (unos 2,20 dólares) si pariticipan como agentes de seguridad y vigilancia por las calles de la ciudad, según la radio opositora Mizzina.

Mientras tanto, la comunidad internacional sigue mirando para otro lado. China y Rusia siguen ejerciendo su papel de valedores del régimen militar birmano ante las Naciones Unidas, mientras países como Francia y EE UU, que tantas veces han alzado la voz contra dicho régimen, siguen sin tomar medidas, las cuales podrían afectar negativamente a grandes empresas de dichos países, como Total en Francia o Chevron en norteamérica.


Fuente: Bottup - Periodismo ciudadano

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, no hagas comentarios insultantes o injuriosos, ni difames o acuses de faltas o delitos no probados

Cristóbal Cervantes
espiritualidadypolitica@gmail.com