5/10/07

Birmania: un movimiento mundial de solidaridad


Los ataques contra los monjes y manifestantes en Birmania se multiplican, pero también se propaga el movimiento sin precedentes de solidaridad internacional. La opinión pública mundial se hace escuchar afuera de las embajadas birmanas y chinas, miles de personas visten camisetas rojas, y en Internet más de 600,000 personas hemos firmado la petición en pocos días.

Queremos demostrar nuestra solidaridad de varias formas para asegurar que el mensaje llegue a los birmanos y a la comunidad internacional. Publicaremos la petición en anuncios de una plana en los periódicos Financial Times y en El South China Morning Post, pidiendo a China, el mayor aliado de la dictadura, que ejerza presión sobre los generales. También entregaremos nuestra petición al gobierno chino y transmitiremos nuestro mensaje en las estaciones de radio extranjeras que se escuchan en Birmania. Para que tácticas tenga el mayor efecto posible, necesitamos que nuestra petición crezca. Ayúdanos a alcanzar 1 millón de firmas esta semana. Por favor, si no has firmado, hazlo haciendo clic en el enlace siguiente, y envía este mensaje al menos a 20 amigos.

Firma la petición aquí

Hasta ahora China ha apoyado económica y militarmente a la dictadura, pero ha comenzado a criticar públicamente la represión violenta de los manifestantes, y ahora queremos que trasforme sus discretas críticas en acciones concretas. China se prepara para los juegos olímpicos y quiere mejorar su imagen frente al mundo. Su posición ante las crisis en Birmania demostrará si quiere ser percibida como un miembro responsable y respetable de la comunidad internacional o asociada con la tiranía y la represión.

Un movimiento popular, en Birmania y en resto del mundo, podría acabar con décadas de tiranía. La unión hace la fuerza, así que por favor, ¡corre la voz!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, no hagas comentarios insultantes o injuriosos, ni difames o acuses de faltas o delitos no probados

Cristóbal Cervantes
espiritualidadypolitica@gmail.com