14/12/08

Más allá del consumo, por Manuel Castells

Evalúe lo que le cuesta su consumo en dinero y tiempo; verá como se sentirá mejor cuando ya no lo pueda hacer aunque quiera

La economía en que nos hemos montado está basada en dos ejes fundamentales: el consumo de bienes y servicios y las ganancias de dinero virtual en el mercado financiero. Si se consume hay demanda de productos, hay producción y hay empleo.

Y cuando el dinero que se recibe no es suficiente para consumir, se pide prestado y pagamos el préstamo a lo largo del tiempo, con la esperanza de ir mejorando. Cuanto más tiempo tardamos más interés pagamos. Con nuestro dinero las instituciones financieras compran más dinero, que venden por más dinero. Lo importante es que sigamos consumiendo y sigamos pagando los intereses y el capital que nos prestan para seguir consumiendo. Si nos prestan más de lo que podemos pagar, nos quitan lo que compramos, empezando por la casa, que es nuestro mayor patrimonio. La cuestión es que nuestra casa, además de una inversión, es nuestro espacio de vida. Pero las finanzas son lo que son y el mundo es lo que es. El problema surge cuando nos han prestado tanto que ya no podemos pagarlo con lo que nos pagan. Y aunque nos lo quiten los prestamistas, acumulan tantas propiedades que no pueden colocarlas y al perder valor lo pierden ellos además de nosotros. Como los financieros también habían pedido prestado garantizando el préstamos con el valor de lo que nos habían vendido, cuando ya no podemos pagar no sólo pierden dinero, sino el valor que lo garantizaba. Por tanto, también pierden su dinero los que lo habían invertido a través de las instituciones financieras. Como los créditos son el combustible de todo el sistema, cuando las finanzas quiebran se para la máquina.

Y lo que empezó conmigo incapaz de pagar mi hipoteca acaba con mi empresa no pudiendo obtener el crédito con que contaba para pagarme a mí. Entonces tiene que despedirme, con lo que yo no cobro y no puedo consumir. Como yo no consumo, mi compadre no produce, porque ¿a quién le va a vender su empresa? Así se generaliza la crisis. Para evitar que alcance proporciones catastróficas hay que inyectar dinero en los bancos para que sigan prestando e inyectar dinero en la economía para que podamos volver a consumir. ¿Quién lo hace? Sólo el Estado puede. Pero en realidad el dinero del Estado es el nuestro. O sea, que para que yo pueda seguir consumiendo el Estado tiene que dar parte de lo que le pago en impuestos a los bancos para que los puedan seguir prestando a mi empresa o a mí. Y si el Estado recurre a la deuda, algún día tendrá que pagarlo, de modo que los intereses también salen de mis impuestos y el capital de los impuestos de mis hijos. Aunque en teoría así se puede reiniciar la máquina, en la práctica las cosas no funcionan tan fácilmente. Y los desfases temporales y desajustes entre oferta y demanda, producción y finanza, desbaratan el sistema y se traducen en reducción del consumo y en aumento del paro.

Algunas proyecciones apuntan a un nivel de paro en España superior al 15% en el 2009 . Y a una congelación de los salarios, lo cual equivale a una pérdida de poder adquisitivo en términos reales.

La extensión del seguro de desempleo puede paliar la dureza de la crisis, pero no evitar la caída del consumo.

Y el apoyo del Estado a las instituciones financieras les permitirá sobrevivir a la crisis, pero no superar la crisis de confianza.

Además, el crédito a las empresas se da y se dará a cuentagotas, y no a las emprendedoras, sino a las que presentan menor riesgo y que, por tanto, son menos innovadoras. Puesto que la innovación es la madre de la productividad y la productividad es la madre del cordero económico, una economía sin riesgo es una economía estancada en su potencial de crecimiento, y por tanto de creación de empleo y de relanzamiento del consumo. Muchos piensan y esperan que todo esto sea un mal trago y que pronto todo volverá a ser como antes. O sea, que a volver a las andadas financieras y a vivir, o sea, consumir, que son dos días. No parece que los datos apunten en esa dirección. Y si fuera así, si los felices años del consumo que no cesa no vuelven, ¿vamos a vivir por largo tiempo en la nostalgia del paraíso perdido? O sea, ¿no sólo materialmente pobres sino psicológicamente desvariados? ¿O tal vez podemos repensar la carrera loca en que nos hemos montado sacrificando tiempo de vida y de amor, salud del cuerpo, goce del maravilloso planeta azul y disfrute de las extraordinarias creaciones culturales en las que nuestra especie supo sublimar la alegría y el dolor?

Haga usted un ejercicio personal. Calcule lo que le han costado en horas de trabajo los objetos que le rodean, empezando por su coche, y evalúe lo que realmente le gusta y realmente le sirve. Investigue cuánto más placer tiene por cada pulgada adicional de su televisor (que tendrá que tirar para tener TDT, con lo que podrá ver con más nitidez las mismas tonterías). Reflexione sobre la gastronomía realmente existente y sitúela en los límites de su aparato digestivo, estandarizando el placer obtenido por el sufrimiento de las curas de adelgazamiento o la culpabilidad por no hacerlas. Rememore sus últimas vacaciones y compare el esfuerzo económico y nervioso de llegar a una playa atestada de un país pobre con colas de turistas para visitar monumentos delabrados con el disfrute de un tiempo tranquilo en su pueblo lejos de los turistas invasores. Evalúe lo que le cuesta su consumo en dinero y tiempo. Verá como se sentirá mejor cuando ya no lo pueda hacer aunque quiera.

Y si nos acostumbramos a vivir de otra manera durante algún tiempo, a lo mejor les decimos que se dejen de estimular la economía y dediquen nuestro dinero a estimularnos la mente, que es por donde se siente la vida.

Fuente: Periódico La Vanguardia
Manuel Castells en Wikipedia

5 comentarios:

  1. Pienso que esta crisis va a ser dolorosa, pero que nos puede enseñar muchas cosas como por ejemplo las que señala Manuel Castells. Es posible prescindir de muchos objetos o servicios de consumo y nuestra vida se puede enriquecer con otros estímulos más nutritivos y económicos. ¿Pero entonces esta economía funcionará? Parece que nos venden que el consumo es un deber patriótico.

    ResponderEliminar
  2. Buenos dias

    Yo cambiaria... dediquen nuestro dinero a estimularnos la mente, que es por donde se siente la vida.
    Creo que por donde se siente la vida es por el corazon, no por la mente

    Pero bueno... cosas mias.

    Un saludo y felices fietas.
    Jordi Gascon

    ResponderEliminar
  3. Jordi, estoy contigo.
    Cosas nuestras.
    Tal vez coincidamos en que es lo que UNE a los seres humanos...
    sin distinciones.

    Salams para todos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Abd'l Karim, no puedo reproducir los caracteres de tu nombre, el cursor se vuelve loco, en todo caso bienvenido a este modesto blog, he visto que tienes una actividad intensa sufí, muy interesante,

    dices con Jordi que el centro que nos une a los seres humanos es el corazón, Manuel Castells es una de las mentes más lúcidas de nuestro tiempo, pero es racionalista, cada uno tiene su opinión, para mi lo importante es sentir la vida de verdad, y sentir eso que nos hace a todos los seres humanos hermanos, el amor,

    Joselu nos habla de algo muy importante que cita Castells, vamos a un periodo de escasez por la crisis, tenemos que aprender a vivir mejor con menos, nos va el futuro en ello,

    gracias por vuestros comentarios,

    un abrazo cordial de Cristóbal

    ResponderEliminar
  5. Holas Abd'l Karim y Cristobal.

    Dice Cristobal...Sentir la vida de verdad, pues si, cada cual tiene que encontrar la forma de poder sentirla.

    Abd'l Karim tienes varios blogs, todos muy bonitos, me gusta mucho el diseño, es claro limpio y emana claridad, felicidades por tu trabajo, he subido un enlace de uno de tus blogs al mio.

    Un abrazo a los dos

    Jordi Gascon

    ResponderEliminar

Por favor, no hagas comentarios insultantes o injuriosos, ni difames o acuses de faltas o delitos no probados

Cristóbal Cervantes
espiritualidadypolitica@gmail.com